Especialistas advierten que la vacuna antivariólica ofrece inmunidad contra la viruela del mono

Aseguran que aquellas personas que recibieron la dosis de vacuna BCG están en un rango de protección alto, que ronda el 85%. Temor por los aumentos de contagios en Europa y Norteamérica.

La vacuna contra la viruela humana una enfermedad que llegó a matar a unos 500 millones de personas en el siglo XX y que dejó de aplicarse en 1980 a nivel mundial tras su erradicación, protegería en un 85% a la población contra la viruela del mono, este extraño virus -de la misma familia- que no para de expandirse en Europa y Norteamérica.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de España, Fernando Simón, aseguró que las personas que nacieron antes de 1977 “es muy posible que estén vacunadas con la vacuna de la viruela”, precisó TN.

En ese sentido, el infectólogo, doctor en Medicina e investigador científico Antonio Montero (M.P. 8.249), explicó que una manera de averiguar si se está o no vacunado contra la viruela humana es la siguiente: “Se puede suponer por la marca en el brazo, porque la vacuna se aplicaba en la región posterolateral del brazo, generalmente del lado izquierdo”.

Sin embargo, advirtió: “El problema es que la BCG que se aplicaba en el brazo contralateral puede dejar una marca similar. Y para colmo, desde hace unos años, se cambió el lado donde se aplica la BCG, de manera que este método puede ser confuso”. A su vez, señaló que se podría consultar la cartilla de vacunación, aunque después de tantos años “no debe haber quedado registro alguno”.

Medir los anticuerpos podría ser otra manera de saber si se tienen o no defensas contra la viruela: “Teóricamente se pueden medir anticuerpos neutralizantes si se dispone de antígeno. Como lo que nos interesa es medir anticuerpos contra la viruela del mono y no contra la viruela mayor, alguien debe estar proveyendo los antígenos necesarios para medir estos anticuerpos. No deben ser fáciles de conseguir, pero casi seguro que hay en el mercado”, añadió.

Montero detalló que la vacuna antivariólica es una vacuna de virus vivo que tiene efectos secundarios potencialmente severos como la encefalitis. “Al erradicarse la viruela del planeta en los ochenta, se dejó de aplicar y ya no existe en ningún calendario de vacunación”, indicó.

Dejá tu comentario