La Justicia de Nueva York extendió por 90 días el plazo de investigación en juicio de YPF

Lo determinó la jueza de Nueva York Loretta Preska. Se alargó el período de investigación para que se pueda presentar documentación necesaria.

La jueza de Nueva York Loretta Preska, que lleva el juicio contra la estatización de la petrolera YPF, le concedió a la Argentina y a la empresa la posibilidad de extender el período de investigación por 90 días.

Este jueves se llevó a cabo una audiencia clave en los tribunales de los Estados Unidos, dado que se buscaba un acercamiento entre la petrolera y el fondo de inversión Burford sobre el modo en que se iba a poner en marcha el proceso de "discovery", es decir el mecanismo por el cual las partes obtienen y exponen información relevante para el caso.

En ese escenario, la jueza del segundo distrito de Nueva York decidió aceptar el pedido de la Argentina y de la defensa de YPF respecto de alargar ese período de investigación para que se puedan presentar documentación necesaria.

El fondo de inversión pretendía postergar el proceso por un plazo de treinta días, por lo que no quedó conforme con la decisión de Preska.

Según trascendió, además, se quejó de que la información brindada por la Argentina en el caso fue selectiva, mientras que los abogados del país rechazaron esa consideración y argumentaron que hasta el momento entregó documentación en contra y a favor. Si bien la jueza accedió a extender el período, aclaró que no está dispuesta a recibir más pedidos del estilo.

Preska dispuso a fin del año anterior un tenue pero claro giro a favor de la posición argentina; mostrando un concreto malhumor hacia el principal demandante en el juicio por la manera en que el país reestatizó la petrolera en 2012. La jueza decidió posponer los tiempos de la resolución; permitiéndole al país la posibilidad de aportar todos los datos que necesite para fundamentar su posición sobre la necesidad de tratar el caso en los Estados Unidos, pero con las leyes locales.

Además se mostró abiertamente crítica ante los movimientos del último trimestre del año pasado de Burford y sus cambios de abogados, para comenzar a cotizar en Wall Street con el único objetivo de estar mejor posicionado en el caso. Ante estos movimientos sospechosos del fondo de origen inglés, que decidió radicarse en Nueva York para que se le apliquen las leyes norteamericanas y no estar en igual de condiciones que la empresa como extranjera, Preska dictaminó postergar la definición a partir de junio del 2021, pero con resolución del caso recién desde octubre de este año.

Preska se molestó por la estrategia de Burford Capital, por haber cambiado de abogados y por haber elegido radicarse en el mercado neoyorquino para tener una posición privilegiada para el cobro de eventuales ganancias por este caso. Según Preska, esta actitud determina una posición de ventaja del fondo, para lograr una representación de “local” en el tribunal, cuando desde que comenzó el caso hacia delante siempre dejó en claro que se trataba de un fondo de inversión europeo que se sintió perjudicado por la manera en que la Argentina habría violentado leyes de los Estados Unidos.

Lo que siempre Preska tomó en cuenta y consideró como válido, es que se trataba de dos litigantes extranjeros que debían definir sus diferencias en Nueva York. Y ahora considera un intento de obtener una ventaja injustificable el intentar convertirse en local, solo para tener una posición privilegiada y no para radicarse como fondo de inversión estable en Wall Street.

Esta posición de Preska les dio tiempo a los abogados que representan al país para que puedan armar mejores argumentos para justificar la posición diseñada por la Procuración del Tesoro local de llevar las leyes locales hacia la jurisdicción norteamericana; y que sean estos criterios los que Preska tengan en cuenta para tomar una decisión final. A partir de esta posición es que la jueza abrió el nuevo proceso de “Discovery”, etapa que comenzó con la audiencia de hoy.

Dejá tu comentario