sábado 17.11.2018
Economía
Por Liliana Franco.-
jueves 30 de Agosto de 2018

Jornada de reuniones y nerviosismo en la Casa Rosada

Liliana Franco
Liliana Franco
Se esperan novedades en las próximas horas.

Se esperan novedades en las próximas horas.

En otra jornada de extrema volatilidad en el mercado con un dólar que llegó a superar los $ 40, en los pasillos de la Casa Rosada se percibió nerviosismo. Puertas adentro se llevaron a cabo numerosas reuniones de último momento más allá de los encuentros ya agendados como las de los ministros con los gobernadores por el Presupuesto 2019. 

Quién estuvo bastante tiempo en la sede presidencial fue el ministro de Hacienda, Nicolás Dujvone, asimismo hubo un contacto fluido con Lilita Carrio. No fueron los únicos contactos desde la Rosada hubo línea permanente con Horacio Rodríguez Larreta como María Eugenia Vidal.

Aparentemente se estaba trabajando "posibles anuncios y medidas", sin embargo, a medida que avanzó la tarde se fue diluyendo esta noticia y comenzaron los voceros en súper off a sostener que "no habría cambio de rumbo y descartaron -al menos por ahora- renuncias de ministros. 

Cabe señalar que desde la noche del miércoles se instaló fuerte el rumor de la posible renuncia del jefe de ministros Marcos Peña, quien esta mañana en el Council of Americas lo desmintió. El posible reemplazo de Peña por Rogelio Frigerio también lo descartaban en los pasillos de la Casa Rosada "Marcos es Macri" y deslizan que si bien se valora la gestión del ministro de Interior no es un "hombre del riñón del Presidente". 

Marcos Peña sorprendió a los empresarios cuando afirmó que la gestión de Mauricio Macri "no está ante un fracaso económico". 

El jefe de ministros y varios dentro Gabinete están convencidos que los problemas que se atraviesan en materia económica no responden a errores de gestión sino al contexto internacional y los "desequilibrios estructurales" del país y por ende tienden a subestimar los efectos en la economía. 

Sin embargo, las visiones diferentes dentro de la administración Macri cada vez son más evidentes. La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal destacó que "van a venir meses difíciles y todos lo sabemos; los cambios en el dólar van a tener impacto en la inflación y actividad económica". 

Uno de los puntos que fue duramente cuestionado tanto por algunos funcionarios del Gabinete como partidarios de Cambiemos fue la "no haberlo cuidado a Macri cuando hizo el anuncio del FMI". En este punto las versiones van desde que fue el propio Presidente que quiso hacerlo "a pesar de que Dujvone no estaba de acuerdo" y sugieren que Macri lo hizo por "recomendación de Caputo". 

Más allá de estos dimes y diretes el viernes será otro día de tensión en los mercados. Si bien sobre la tarde el ministro de Hacienda brindó declaraciones, solo se limitó a decir que el lunes habrá anuncios y que viajará a Washington para avanzar con el nuevo acuerdo con el FMI.

• Pánico 

Tras un día de furia en el mercado cambiario, con el dólar en torno de los 40 pesos, en medios de la Casa Rosada se considera que el mercado ha "sobre-reaccionado". En el mismo sentido, cálculos de economistas privados arrojan que el tipo de cambio de equilibrio de largo plazo ronda los 35/37 pesos por dólar (según las distintas hipótesis que se barajen) de donde concluyen que el mercado se encuentra en una situación de "pánico" y que se ha registrado un "overshooting"

El dólar esta alto en función de los parámetros históricos, pero quienes siguen apostando a la divisa consideran que el precio puede continuar su carrera "en la medida que no se produzca un cambio fuerte en las expectativas del mercado, y todavía no hay nadie enfrente, de donde el dólar puede seguir corriendo", consideran los especialistas. "Ya no le creen ni a Macri ni a la capacidad del Fondo Monetario Internacional para manejar la situación" argumentan los agoreros. Y parte de razón parecen tener, dados los errores de diagnóstico de los técnicos del FMI. 

Por lo pronto, tanto la suba del dólar como del riesgo país - por encima de los 800 puntos básicos - exhiben con crudeza la mala lectura que hicieron los mercados del anuncio del presidente Mauricio Macri en cuanto a que se adelantarán los desembolsos del Fondo Monetario Internacional. Lejos de generar calma, el mensaje fue leído como una medida "desesperada" toda vez que el primer mandatario dio a conocer una resolución que, si bien fue acordada políticamente, no fue formalmente aprobada por el directorio del organismo multilateral, cuyos miembros disfrutan de las vacaciones del hemisferio norte. 

Peor aún parecen haber sido recibidas las declaraciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el sentido de minimizar la gravedad de la situación, al menos según resulta del comportamiento de los mercados de las últimas horas.

En medio de la turbulencia, en los círculos financieros se analizan algunos datos interesantes, como que la relación entre las reservas en divisas del Banco Central y la base monetaria arroja una paridad de 23,50 pesos para el dólar, y que si se agregan las LELIQs y las LEBACs, la paridad teórica para el dólar es de 40,92 pesos, cifras que demuestran la sobre-reacción del mercado. 

También se comenta que mejoró notablemente la situación fiscal de la Argentina; que los compromisos financieros del Gobierno se encuentran cubiertos este año y el próximo con los desembolsos del FMI, que no hay riesgo de default de las LETES y que no tienen ningún sentido las versiones sobre un posible "corralito", porque la situación de los bancos es sólida y los depósitos han aumentado.  

Ello no quiere decir que no sean necesarias medidas para evitar estos "movimientos exagerados" y "comportamientos irracionales". Una de las posibilidades que se barajó es la recompra de bonos cortos, de manera tal de bajar el riesgo país. 

Pero fundamentalmente se insistió en la necesidad de dar "señales políticas". Entre ellas, se considera fundamental un acuerdo con la oposición para avanzar con el presupuesto 2019. 

• Recalculando  

Por otra parte, los estudios económicos privados ya modifican las cifras macro a la luz de los últimos cimbronazos. Los números no pueden ser definitivos en tanto continúe la turbulencia, pero los pronósticos de inflación ya parecen superar el 35% anual y la caída del PBI acercarse al 2%. 

"En última instancia, parecería ser que los mercados están esperando nuevas señales, y particularmente de orden político, por parte del Gobierno", señaló a ámbito.com un veterano operador. Y advirtió que "difícilmente puedan mantenerse este nivel de tasas de interés (el Banco Central subió la de referencia al 60%) por mucho tiempo sin provocar quiebre de empresas y deterioro social". 

Al respecto, la tasa al 60% implica una tasa cercana al 80% para la mayoría de las empresas especialmente las Pymes. "Con tasas del 45% y un dólar a $30 ya era muy difícil trabajar, con este nuevo escenario es imposible", explicaba un ejecutivo de una Pyme mediana. Pero un dólar a casi 40 y una tasa superior al 60% tampoco son convenientes para las grandes empresas porque "es imposible trasladar a precios estos valores" aseguraba. 

Esta devaluación licua aún más el poder adquisitivo del salario, la recesión se agudizará y existe el temor que se quiebre la cadena de pago y la peor consecuencia un fuerte aumento de la pobreza.

"Se está perdiendo la confianza", por esta razón y para que esta situación no se agrave, es que varios miembros de Cambiemos insisten que el Gobierno tiene que tomar medidas lo antes posible.

13 comentarios