Crece interés por Emprendimientos 100% sustentables

Ambito BIZ

Por la baja en el precio de la construcción y la mayor conciencia por el cuidado del medioambiente, se dispara la venta de materiales sustentables.

La pandemia del coronavirus llegó de un día para el otro sin previo aviso y obligó a todos a convivir con la enfermedad. La cuarentena, que para muchas industrias se tradujo en un grave efecto económico, hizo tomar conciencia de cuánto el hombre castiga el medioambiente.

En abril en la Argentina se redujeron los gases de efecto invernadero casi a la mitad lo que generó un cambio en la flora, la fauna y hasta en el aire que respiran las personas. En medio de este contexto, lo sustentable cobró otro valor sobretodo en el rubro de la construcción. “El 40% de la emisión de gases de efecto invernadero provienen de toda la industria de la construcción, de todo su proceso, es imprescindible que empecemos a tomar conciencia y a cambiar los hábitos”, remarcó el arquitecto Gabriel Torraca, director de la desarrolladora Grid. Es por eso que no sorprende, que durante el confinamiento, se disparara la demanda de este tipo de materiales.

“Los arquitectos fuimos tomando conciencia. Cada una de las decisiones que tomamos en los proyectos está impactando en el medio ambiente”, explicó Torraca. El primer cambio de comportamiento se dio en 2016 con el quite de los subsidios en las tarifas energéticas. Pero para el especialista, ese comportamiento que venía en ascenso se potenció con la pandemia: “El covid acelera el proceso que ya se venía dando. Toda crisis es una oportunidad y nos deja expuestos y nos hace tomar conciencia de lo vulnerable que somos, con hechos inesperados”, agregó Torraca.

Una de las preguntas obvias en torno a los materiales sustentables y a la edificación amigable con el planeta, es en torno al valor. Hay un mito muy instalado de que este tipo de materiales para la construcción son muy caros. “Hay que cambiar el concepto y preguntarnos cuánto gasta la casa por año, como se hace por ejemplo los autos y el consumo de nafta”, ejemplificó Torraca. Ahora bien, las primeras estrategias son las pasivas, orientar bien un emprendimiento no tiene gastos, pero es vital para el desarrollo de ese hogar. “Las estrategias activas, empiezan por ejemplo en lograr una envolvente debidamente aislada, de esta forma se va a necesitar menos carga térmica para calentarnos en invierno y refrigerarnos en verano”, indicó el especialista.

El mercado de lo sustentable avanza constantemente. Hoy un concepto se instala entre los arquitectos y cambia la forma de pensar una obra. “´De cuna a cuna’, es otro concepto, de economía circular. Y se trata en pensar que va a pasar cuando esta construcción haya que demolerla. Por ejemplo las construcciones que se puede desarmar sin demolerla. El foco está puesto ahí. La edificación va a durar un tiempo, pero ya se piensa como se va a reutilizar toda la obra”, describió Torraca.

Boom de ventas

“Las consultas de cotización para proyectos realizados en steel framing se cuadruplicaron, y en relación a operaciones cerradas comparadas mes contra mismo mes del año pasado, de agosto a esta parte, hubo un incremento de 80%, casi se duplicó el volumen de ventas”, contó Luis Di Palma, CEO de Steel Tech Group. ¿De qué se trata? Es una estructura de acero galvanizado combinado con una serie de materiales que componen los muros internos, externos y su cubierta. Esto posiciona al sistema constructivo por su velocidad y elevado confort térmico y acústico.

El incremento de ventas, no sólo se deben a la mayor conciencia que hay hoy sobre el uso de elementos sustentables, sino el contexto de pandemia. “Es un sistema que, desde los materiales mismos que utiliza, garantiza distanciamientos aceptables que evitan la proliferación de los contagios.

Por poner ejemplos concretos, una placa de yeso que es manipulada entre dos personas los mantiene alejados a más de 2,50 metros de distancia. Por otro lado, la construcción de una vivienda de entre 60 a 100 metros cuadrados, puede ser construida en tres meses con una dotación de no más de cuatro personas simultáneamente en obra, alternando entre los distintos equipos de los distintos gremios, garantizando así una gran velocidad constructiva, con altos estándares térmicos y acústicos, dando calidad y confort a la vivienda”, detalló Di Palma.

Disminuir los tiempos de construcción es sin dudas un factor determinante, pero generar menor cantidad de desechos, también es sumamente importante. “Se trata de un sistema más eficiente y con menores desperdicios, logrando minimizar incluso los movimientos de vehículos con materiales o con desechos generados por los mismos, ya que la industrialización mejora la precisión de consumos a la hora de hacer los cálculos de materiales correspondientes”, concluyó Di Palma.

Lo cierto es que en tiempos de pandemia donde el planeta está tan vulnerable cobra una importancia aún mayor el cuidado del medioambiente. Esto, sumado al momento oportuno para construir por los bajos costos de la construcción, parecen convertirse en dos factores determinantes para que se genere un cambio de conciencia y haya mayor demanda de los elementos sustentables y crezcan las obras 100% amigables con el planeta.

Dejá tu comentario