La inflación se combate solo con medidas económicas concretas

Ambito BIZ

Por: José Schena, titular de CAS y Ricardo Cáceres, titular de FASA.-

El supermercadismo argentino representado por CAS y FASA ve con buenas perspectivas los cambios que se vienen produciendo a partir de la asunción del nuevo Gobierno. En lo que hace al combate contra el flagelo inflacionario ha sido de fundamental importancia reconocer la existencia del problema y luego realizar un diagnóstico adecuado de la situación.

Durante muchos años se ha pretendido culpar a los empresarios privados, en particular a los supermercados, por la existencia de la inflación en la Argentina, por ello ha sido sumamente auspicioso que en el discurso ante el Congreso de la Nación, el presidente Macri reconociera que el causante de este fenómeno es el Estado Nacional, a través de las distintas medidas de política económica que ha tomado en los últimos años.

En definitiva, el nuevo Gobierno ha hecho un diagnóstico correcto de la situación, encarando al proceso inflacionario como una cuestión macroeconómica, que sólo se puede resolver aplicando las medidas económicas correctas.

En ese sentido somos optimistas y estamos trabajando con el equipo dirigido por el ministro de la Producción, Francisco Cabrera y el secretario de Comercio, Guillermo Braun, para aportar todo lo que sea necesario a fin de que este proceso sea lo más corto y eficiente posible, sin afectar el nivel de vida de la población.

En cuanto a los problemas que afectan a los Súper Argentinos, empresas de capitales nacionales que operan con cadenas regionales o supermercados independientes, los temas a resolver son muy variados y sobre ello estamos trabajando con la Secretaria de Defensa de la Competencia, presidida por el Lic. Esteban Greco.

Un detalle de los principales temas a encarar en forma inmediata incluye:

Discriminación por parte de las empresas proveedoras hacia los supermercados más pequeños, favoreciendo a las grandes cadenas, esto incluye prácticas como: venta a precios más elevados a través de distribuidores, listas de precios diferenciadas, promociones exclusivas, entre otras.

Competencia desleal por parte de grandes cadenas y mayoristas, especialmente: promociones y publicidades engañosas, venta al consumidor final por parte de los mayoristas, instalación predatoria de nuevos locales aprovechando la falta de regulación al respecto.

Comercio informal: venta de mercadería en puestos callejeros, venta sin ticket en comercios formales, empleo en negro, etc.

Otras cuestiones que afectan al precio de venta final, tales como impuestos distorsivos y comisiones excesivas en tarjetas.

Dejá tu comentario