Teletrabajo pone en jaque oficinas, pero potencia el coworking

Ambito BIZ

Durante la pandemia aumentó la vacancia de las clásicas oficinas. Los espacios de coworking se convierten en ideales para compartir reuniones esporádicas y continuar con la modalidad de home office.

La pandemia por el coronavirus llegó sin previo aviso y cambió todo, desde las formas de relacionarnos hasta la modalidad de trabajo. Y es que sin dudas el home office vino para quedarse y generó una transformación en el mercado de oficinas. Desde el sector aseguran que para sobrevivir la clave es “ser flexibles” y poder transformar el negocio a las necesidades de hoy.

Los números son preocupantes. Según el último informe elaborado por Colliers Argentina, las oficinas premium continúan con una vacancia en ascenso, impulsada por la pandemia y la crisis económica. El inventario de oficinas de categoría en la zona AMBA se mantiene en los 1.827.742 m², de los cuales se registran 259.798 m² disponibles, distribuidos en su mayoría entre Puerto Madero (22%), Norte GBA (21%) y Microcentro (15%). Además se evidenció un incremento de la tasa de vacancia de 3 puntos porcentuales por sobre el trimestre anterior, ubicándose en un 14,21%.

“El home office siempre estuvo presente, con la pandemia solo se potenció”, indicó Tamara Giménez, de Teamworks, empresa dedicada al coworking. Para la especialista el coworking y el home office son compatibles, “ya que lo que se ofrecen son soluciones flexibles e híbridas que buscan abastecer lo mejor de ambos escenarios o modalidades. Y sin lugar a dudas, son estas soluciones híbridas las que más buscan los miembros en época post pandemia”, explicó la especialista.

Lo que deja expuesta la pandemia es el fin de las modalidades clásicas de trabajo de lunes a viernes de 9 a 18 de forma presencial. “Ahora hay q adaptarse y buscar soluciones enfocadas a la nueva realidad del trabajo”, sostuvo Giménez. “Por mas conectado que estés, necesitas tener una base que una a tu grupo de trabajo y ahí lo más flexible toma valor y lo tradicional pierde. El coworking será una gran herramienta al salir de la pandemia”, agregó Giménez pensando a futuro.

Según datos relevados por Workana, un 63,1% de los líderes de empresas cree que la productividad de los empleados aumentó o se mantuvo igual con la modalidad home office lo que hace pensar en que esta forma de trabajo llegó para quedarse. “Las empresas que liderarán equipos con éxito y saben fidelizar a las personas son aquellas en donde el trabajo será más flexible y el éxito del mismo será medido por el resultado ofrecido, y no por las horas trabajadas”, remarcó Guillermo Bracciaforte, COO y cofundador de Workana.

Cambio de paradigma

Y es que, según los datos relevados por Workana, para el 91% se puede trabajar en base a resultados y de esta forma es posible cumplir todo sin tener que trabajar exactamente 8 horas al día, todos los días, en una oficina. “Con la mirada puesta en el profesional, bajo una cultura Professional Centric que permita trazar estrategias alrededor de las necesidades de los profesionales que forman parte de la empresa y donde probablemente no será más el home office un beneficio, sino la modalidad de trabajo remoto como una propuesta estructural”, explicó Guillermo Bracciaforte.

La cuarentena en medio de la pandemia obligó además a cambiar las formas de vida. Cada vez más personas eligen mudarse a las afueras de las grandes urbes en busca de espacios más amplios y conectados con la naturaleza. Pero, ese cambio aún no se evidenció en el mercado de oficinas. “No estamos viendo una migración de las empresas hacia el conurbano producto de la pandemia”, explicó Giménez.

Si bien las operaciones estuvieron paralizadas hasta septiembre, “nosotros tenemos un edificio de más de 4.000 metros cuadrados en el barrio de Retiro, centro de Buenos Aires. Allí observamos que la gente ya no se va al centro todos los días como antes, entonces cuantitativamente hay menos gente, pero lo cierto es que sigue siendo un lugar de fácil acceso y con muchos medios de transporte además de ser un punto equidistante para gente que vive en las distintas áreas de buenos aires”, ejemplificó Giménez. “En cuanto a las operaciones hubo una caída hasta la cuarentena estricta y luego tuvimos un rebote y se espera un 2021 prometedor”, concluyó.

Dejá tu comentario