El otro round: gobernadores pujan por sellar poder en Legislaturas

Ambito Nacional

A la sombra de las PASO parlamentarias nacionales, cinco provincias -Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Mendoza y San Luis- y CABA jugarán también sus primarias locales el próximo domingo para la renovación de las Legislaturas, de cara a las elecciones generales del 14 de noviembre. Una pulseada con la que los Ejecutivos apuestan a mantener o incrementar su poderío en el recinto para avanzar en leyes o reformas clave, en el segundo y último tramo de esta gestión.

El mapa de actualización de bancas provinciales es, en rigor, más amplio y alcanza este año a poco más de medio país:

* de la mano de cuatro votaciones anticipadas, ya tuvieron sus comicios legislativos Misiones (6 de junio), Jujuy (27 de junio), Salta (15 de agosto) y Corrientes (29 de agosto, junto con la compulsa por la gobernación), con la victoria de los oficialismos en todos los casos, y

* otros tres distritos votarán legisladores provinciales directamente el 14-N, al no contar con la instancia intermedia de las PASO locales: Formosa, La Rioja y Santiago del Estero (en este último caso, en conjunto con la elección a gobernador).

En paralelo a la pulseada porteña (se discuten 30 bancas de legisladores), en tierra bonaerense la contienda apunta a renovar 46 diputados y 23 senadores (la mitad de ambos recintos).

Allí Axel Kicillof busca cosechar la mayoría en ambas cámaras para avanzar en reformas que considera imperiosas. Hoy el oficialismo es la primera minoría en Diputados y enfrenta un escenario adverso en el Senado, donde la oposición -anclada en Juntos por el Cambio- es mayoría y tiene quórum propio. “Necesitamos una batería de leyes; empezando por el Presupuesto, que tiene que focalizarse en las pymes y en la clase media”, aseguró en las últimas horas el mandatario. En lo concreto, el peronismo pone en juego 22 bancas en Diputados y 7 en el Senado, mientras que JxC arriesga 19 en la Cámara baja y 16 en la alta.

En Catamarca, por su parte, se dirimen 21 diputados y 8 senadores. El gobernador Raúl Jalil cuenta hoy con mayoría en ambas cámaras y quórum propio en el Senado, y apuesta a que un triunfo claro del Frente de Todos le permita mantener y consolidar ese escenario, con la mirada puesta en avanzar con una reforma constitucional, entre otros ejes.

Asimismo, en Chaco la discusión es por 16 diputados provinciales (la mitad del Parlamento). El oficialismo -encolumnado detrás del peronista Jorge Capitanich, quien busca acelerar una reforma política, entre otras avanzadas- arriesga 9 escaños, y el radicalismo 6 (la restante, es del Partido Obrero).

La contienda mendocina involucra, en tanto, la renovación de 24 diputados y 19 senadores. Hoy hay un dominio en el Parlamento por parte del oficialismo -que lidera el mandatario radical Rodolfo Suarez- y a priori no aparece amenazado, según los sondeos previos que auguran un triunfo claro en la pulseada polarizada entre Cambia Mendoza y el Frente de Todos.

En San Luis, en paralelo, los comicios dirimen 22 diputados y 4 senadores. Pero en este distrito, que gobierna Alberto Rodríguez Saá, no hay PASO sino PAS -sin el carácter de “obligatorio”-, por lo que el próximo domingo sólo estarán las boletas del único frente que discute candidaturas con pulseada interna: el radicalismo, junto al partido Mirada Socialista.

En lo que respecta a las provincias que renovarán la Legislatura directamente el 14-N, en Formosa -que gobierna el peronista Gildo Insfrán- la definición girará en torno a 15 diputados, mientras que en tierra riojana, que lidera el justicialista Ricardo Quintela, será por 18 diputados.

En Santiago del Estero, en cambio, el paquete de renovación provincial será completo -tiene el calendario desfasado por una intervención federal- e incluye la discusión por 40 bancas de diputados. Aunque el foco estará puesto en el gobernador Gerardo Zamora, en camino directo a cosechar su reelección.

Dejá tu comentario