16 de marzo 2011 - 21:59

Riachuelo: Corte reprochó a funcionarios

Ricardo Lorenzetti y Carlos Fayt recriminaron a los funcionarios nacionales, bonaerenses y porteños la falta de precisiones sobre el cumplimiento del fallo. Carmen Argibay habló de «desorganización».
Ricardo Lorenzetti y Carlos Fayt recriminaron a los funcionarios nacionales, bonaerenses y porteños la falta de precisiones sobre el cumplimiento del fallo. Carmen Argibay habló de «desorganización».
«Para decirlo suavemente, no estamos organizados». La frase de la jueza María del Carmen Argibay resume el tono de la audiencia pública convocada ayer por la Corte Suprema para evaluar el cumplimiento del fallo que en 2008 ordenó a los Estados nacional, bonaerense y porteño a sanear la Cuenca Matanza-Riachuelo.Y designó al juez Luis Armella para que ejecute los plazos correspondientes.

Los siete miembros del máximo tribunal expusieron duras críticas a los funcionarios de ACUMAR y de los tres Estados a raíz de imprecisiones, chapuceos y falta de coordinación entre ellos. Todas las ponencias merecieron el reproche de los ministros de la Corte, así como del Defensor del Pueblo de la Nación, impulsor de la causa. El tribunal, en tanto, no se refirió durante las tres horas que duró la audiencia a la toma de viviendas en Parque Avellaneda, complejo destinado al traslado de familias que habitan la contaminada vera del Riachuelo y sobre el que pesa una orden de desalojo de Armella que los gobiernos se niegan a cumplir. Ello pese a que en la sala se encontraban diversos ministros del Gobierno de la Ciudad como Guillermo Montenegro (Seguridad), Diego Santilli (Espacio Público), y María Eugenia Vidal (Desarrollo Social).

El primero en dar una breve exposición fue el secretario de Medio Ambiente, Juan José Mussi, también titular del ACUMAR, quien habló de «hechos positivos», y luego le siguieron funcionarios de este último organismo.

A raíz del pedido de explicaciones de por qué crecieron los basurales a cielo abierto, desde ACUMAR, entre otras cosas, lo atribuyeron a un «crecimiento de la economía» y en consecuencia «del consumo» y así de la producción de más basura, lo que motivó risas en distintos sectores del auditorio ubicado en el cuarto piso del Palacio de Tribunales.

En todo momento, y a raíz de falta de respuestas concretas, los miembros del Tribunal repreguntaron y acotaban el discurso que intentaba dar cada uno de los funcionarios, quienes -según dijeron- se dividieron los temas para exponer.

Una de las quejas en que coincidieron los jueces de la Corte, fue la falta de coordinación entre los tres Estados que conforman la ACUMAR para llevar adelante los procesos, y es por ello que el presidente del Tribunal, Ricardo Lorenzetti, se quejó de la «información dispersa». También el juez Juan Carlos Maqueda y la jueza Carmen Argibay asumieron un rol protagónico en cuanto a las críticas.

Otra de las fuertes quejas provino de la jueza Elena Highton de Nolasco, cuando indagó sobre la contaminación que afecta a quienes viven pegados al Riachuelo, y más concretamente de los niños, y criticó la falta de implementación de un programa «para tratar a la población».

En cuanto a la inspección de empresas, la ACUMAR explicó que sobre un total de 14 mil se controlaron unos 8 mil, de las cuales 3 mil vierten afluentes al Riachuelo, y también que para la totalidad de establecimientos cuentan con unos 40 inspectores que hacen los controles a razón de tres por día lo que representan unas 1.200 inspecciones por mes.

A las críticas se sumó el Defensor del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella, quien aclaró que todos los plazos que dispuso la Corte sobre los pasos del saneamiento «están vencidos» y «hay muchas demoras» e «inercia».

Ahora, la Corte Suprema evaluará las explicaciones que dieron los tres Estados y es por ello que dispuso un cuarto intermedio hasta nuevo aviso.

Dejá tu comentario

Te puede interesar