El año en donde la tecnología atravesó nuestras vidas

Anuario 2020

En un año que fue protagonizado por una pandemia mundial de coronavirus, la tecnología se volvió algo transversal en el trabajo y la vida de todos.

De alguna manera este 2020 pasó frente a una pantalla debido a la pandemia del coronavirus que modificó nuestros hábitos para siempre. Trabajar, estudiar, contactarse con la familia, consultas médicas, divertirse y consumir entretenimiento, todo estuvo mediado por la tecnología. Sin dudas un año de aprendizaje.

Según analistas, durante este año se produjeron las mayores transformaciones que se han visto en décadas en América Latina acelerados por la tecnología. Un ejemplo de ello fue el crecimiento del e-commerce que solo en Argentina se duplicó.

Tecnología pandemia.jpg
La tecnología se mantuvo presente en este año de pandemia, especialmente en el trabajo.

La tecnología se mantuvo presente en este año de pandemia, especialmente en el trabajo.

Un estudio de Kantar y de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) estimó que el comercio electrónico aumentó un 104% en el primer semestre del año y explotó en cuarentena. En ese periodo se movieron $314.000 millones y dos tercios de ese total se efectivizaron entre abril y junio cuando el confinamiento fue más estricto.

Durante ese tiempo, el crecimiento del comercio electrónico se fue fortaleciendo por dos motivos. Por un lado, hay nuevos compradores que superan las barreras de desconfianza y empiezan a comprar a distancia. Y por el otro, los que ya compraban online comienzan a adquirir productos y servicios de nuevas categorías, cómo alimentos, bebidas, productos de limpieza y farmacia.

De a poco los argentinos nos fuimos acostumbrando a confiar en la llegada de los productos y a comprar más. También es cierto que las compañías de comercio electrónico, si bien tuvieron un arranque complicado con demoras, con el correr de las semanas afianzaron sus sistemas de entregas y para fin de año ya parecen haberlo solucionado.

En cuanto al trabajo, la tecnología fue la gran aliada para la continuidad de las actividades y las empresas debieron readaptarse mediante la compra de equipos, software y capacitación en liderazgo para que los colaboradores enfrenten la nueva realidad.

Según datos del sector IT, más del 70% de las empresas locales tuvieron que comprar equipos para sostener su operación en medio de la pandemia, en especial computadoras, para que sus trabajadores desarrollen las tareas de manera remota. Además de notebooks, hubo que hacerse software como VPNs, máquinas virtuales, paquetes de seguridad y accesos remotos, entre otros, para llevar el trabajo a la casa.

Las empresas en general no estaban preparadas para mutar a un 100% de trabajo remoto, tanto ideológicamente como estructuralmente, y eso dificultó la adaptación a la nueva modalidad”, advierte Martín Cornejo, gerente Comercial en Megatech, sin embargo, el proceso se dio en un corto tiempo como explica Guillermo Bracciaforte, COO de Workana: “A pesar que muchas empresas no creían que el trabajo remoto podría funcionar, respondieron de manera bastante ágil y la mayoría logró adaptarse en menos de un mes ”.

Según los analistas, otra enseñanza que dejó el teletrabajo en tiempos de pandemia es enfocarse en liderar a los grupos trabajo basados en objetivos y no en el tiempo que están frente a la computadora. “La productividad ya no tiene que ver tanto con tiempo que le lleva hacer determinada tarea sino con alcanzar determinados resultados ”, completan.

En cuanto a los empleados, una reciente encuesta de CEMA sobre el teletrabajo en Argentina sostiene que el 87% considera que tiene las habilidades para trabajar de manera remota, pero detectan barreras en sus hogares: la principal son las interrupciones familiares, seguido por las condiciones de conectividad y los espacios físicos inadecuados.

Los programas como Zoom o Google Meet fueron muy utilizados para reuniones laborales, pero también para hablar con familiares y amigos en momentos en donde regía fuerte el ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio). Así aparecieron los “zoompleaños” en donde los festejados celebraron de manera virtual con sus seres más cercanos. También afloraron los juegos en línea.

En cuanto al entretenimiento, a las plataformas existentes como Youtube, Netflix, Flow y HBO GO, se sumaron nuevas como Amazon Prime Video y recientemente Disney Plus. Se vivieron maratones de series, hubo muchas películas que se estrenaron directamente on demand debido que los cines están cerrados desde marzo.

DISNEY PLUS.jpg
La tecnología no solo afectó al trabajo, sino que el entretenimiento, y en especial el streaming, crecieron enormemente en la pandemia.

La tecnología no solo afectó al trabajo, sino que el entretenimiento, y en especial el streaming, crecieron enormemente en la pandemia.

El teatro y la música también buscaron como sobrevivir. La plataforma Teatrix actualizó su catálogo con obras que estuvieron en cartel hasta que comenzó la cuarenta y muchos artistas comenzaron a hacer obras, unipersonales y conciertos con streaming. Recién en el último mes comenzaron algunas obras de teatro con estrictos protocolos y se revivió al autocine para ver espectáculos o escuchar conciertos.

Según un estudio global, la industria del streaming tuvo un aumento de sus ingresos globales del 26%, respecto de otras que han tenido que remar contracorriente para salir apenas ilesas. También se registraron incrementos sustanciales de suscriptores en las plataformas de entretenimiento digitales. Netflix sigue liderando en cantidad de usuarios.

En cuanto a la educación, las herramientas más utilizadas fueron Classroom, Meet, Docs, YouTube y Kahoot. Una encuesta de la Red Itínere, organización conformada por colegios destaca que el 77% de los estudiantes obtuvo nuevos aprendizajes en el uso de herramientas tecnológicas durante la cuarentena.

Zoom y Kahoot.png
Kahoot y Zoom son dos tecnologías que ayudaron en el trabajo docente durante la pandemia.

Kahoot y Zoom son dos tecnologías que ayudaron en el trabajo docente durante la pandemia.

Sin embargo, sólo un 28% prefiere tener más virtualidad y menos horas presenciales pasada la pandemia. Esta cifra es más alta entre los alumnos de secundaria y alcanza un 34%. En la primaria, se observa una mayor voluntad de que la escuela funcione igual que antes según un 72,5% de los alumnos de segundo ciclo y un 66,19% entre los de primer ciclo.

Por último, alrededor del 80% destaca el deseo de volver al formato habitual con alguna combinación de virtualidad. “Sorprende positivamente que los alumnos de diferentes edades sigan valorando la presencialidad y la escuela ”, destaca el informe.

Todo indica que la virtualidad llegó para quedarse y los sistemas mixtos serán la regla en los próximos años. Lo aprendido en este año de pandemia fijo los cimientos para una vida cotidiana cada vez más atravesada por la tecnología.

Dejá tu comentario