Alzas en precios incentivan la producción de cereales

Campo

La producción mundial de cereales aumentaría en la próxima década, debido a que las alzas de los precios alientan a los productores y los países en desarrollo intentan satisfacer las necesidades alimentarias, se informó ayer.

El relevamiento, realizado por la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCED) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), señaló que con niveles normales de productividad, la cosecha de cereales crecería respecto de 2007.

Impulsado por un auge en el sector de biocombustibles y el incentivo de los actuales altos precios, la producción mundial de cereales se recuperaría de los recientes déficits, que redujeron las reservas de varios países.

En muchos casos, las reservas se encuentran en los niveles más bajos de los últimos 30 años.

«Habrá un aumento en el área implantada con cereales», según la investigación, que estimó la producción de cereales forrajeros en 1.200 millones de toneladas para 2016, incluyendo 673 millones de trigo.

«Más allá de los primeros años, se prevé que gran parte del crecimiento en la producción provendrá de una mejora en la productividad, mientras que se espera que los precios bajen respecto de los niveles actuales», dijo el informe.

La mayor parte de la cosecha de trigo y granos forrajeros continuará concentrada en los productores más importantes: Estados Unidos, la Unión Europea y China, junto con la India en el caso del trigo, que controlarán más de la mitad de la producción mundial, según el informe.

  • Incremento

    El aumento de la cosecha llevará a un incremento del comercio global de granos, luego de las mermas de los últimos años en las exportaciones de los grandes productores debido a inconvenientes climáticos.

    En su perspectiva agrícola para el período 2007/2016, la OCED y la FAO estimaron que el comercio mundial de granos crecerá cerca de 1,5% anual.

    La Unión Europea será uno de los favorecidos y superará a Canadá y a Australia para convertirse en el segundo mayor-exportador global detrás de Estados Unidos.

    «Sin embargo, la recuperación de fuentes exportadoras tradicionales será complementada por la expansión exportadora de Rusia, Ucrania, la Argentina y Brasil en granos forrajeros, mientras que las ventas chinas de los dos cerealesdisminuirán», de acuerdo con el estudio.

    La demanda importadora de trigo crecería en la India, Brasil y Egipto, así como en otros países en vías de desarrollo, básicamente debido a un crecimiento del ingreso per cápita y a una expansión de los mercados alimentarios.
  • Dejá tu comentario