Avanzan negociaciones agrícolas

Campo

El director de la Organización Mundial del Comercio para negociaciones agrícolas, un tema crucial de la Ronda de Doha sobre libre comercio, dijo ayer que ve avances, pero que se mantienen «enormes desafíos».

«Finalmente, nos movemos en la dirección correcta», dijo el embajador de Nueva Zelanda, Crawford Falconer, al término de una sesión de su comisión negociadora. «¿Pero es esto suficiente para alcanzar un acuerdo? No», agregó.

La Ronda de Doha, que comenzó hace seis años, enfrenta semanas cruciales, y el jefe de la OMC, Pascal Lamy, advirtió que si no se logra un pacto antes de julio, las negociaciones de libre comercio podrían congelarse por años.

Lanzada en la capital de Qatar tras los ataques del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos para calmar el ambiente de una economía global estremecida, la ronda comercial tiene como objetivo sacar de la pobreza a millones de personas impulsando el comercio agrí-cola, industrial y de servicios.

Pero profundas diferencias, particularmente en el tema agrícola entre los países en desarrollo y las naciones industrializadas, han llevado repetidamente a las negociaciones al borde del colapso.

Durante el encuentro del Grupo de los Ocho (G-8) en Heiligendamm, Alemania, esta semana, los líderes ratificaron su compromiso de alcanzar un acuerdo, aunque el presidente estadounidense, George W. Bush, advirtió que sería difícil.

La Unión Europea también ha invitado a Estados Unidos, Brasil y la India a sostener una ronda de conversaciones en la ciudad alemana de Potsdam, cerca del Berlín, entre el 19 y el 23 de junio, en lo que muchos describen como la última oportunidad de cerrar las brechas existentes.

Cualquiera sea el resultado del encuentro del llamado Grupode los Cuatro (G-4), que encabeza la búsqueda de acuerdos, Falconer dijo que presentaría pronto un borrador de lo que pensaba debería ser un pacto.

«Lo que necesita el proceso es el borrador del texto y voy a hacer lo mejor que pueda para presentarlo», dijo.

El funcionario neocelandés elaboró un primer borrador a fines de abril, donde dijo que Estados Unidos y la Unión Europea deben avanzar en la eliminación de subsidios y aranceles, pero no especificó cifras.

«Tiene que estar dentro de un rango realista, donde una decisión (en torno al acuerdo) pueda alcanzarse», dijo el funcionario al referirse a su próxima tarea.

India y otros países en desarrollo también están bajo presión para que abran sus mercados a más importaciones, a cambio de que los agricultores estadounidenses acepten reformas sobre sus subsidios.

Falconer ve más flexibilidad entre los negociadores para temas que van desde cómo definir subsidios que se considera que no distorsionan el comercio porque cubren áreas como el medio ambiente, hasta medidas que puedan usar los países en desarrollo para frenar repuntes en las importaciones.

«Hemos avanzado un largo camino frente a donde estábamos hace 12 meses», dijo Falconer. «(Pero) sigue siendo un enorme desafío».

Dejá tu comentario