Compromiso contra el trabajo infantil

Campo

En el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, que se celebró ayer, representantes del gobierno, entidades rurales, el gremio de los trabajadores rurales y organismos internacionales firmaron un protocolo de intención para diseñar estrategias de lucha contra esa problemática en el ámbito rural.

Las últimas estadísticas mundiales indican que más de 132 millones de niños y niñas de cinco a 14 años trabajan, y 70% de ellos lo hace en el sector rural.

Son más de 90 millones de niños que realizan tareas agrícolas, uno de los tres sectores laborales más peligrosos junto con la minería y la construcción, pese a lo estipulado en contrario por la Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño (CIDN).

En la sede del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), presidido por Alfonso Máculus, estuvieron la secretaria de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, y la presidenta de la Comisión Nacional Para la Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti), María del Pilar Rey Méndez.

Por los sectores sindical y empresario estuvieron los titulares de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano; de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Gerónimo Venegas; de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Fernando Gioino, y de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens.

Informes internacionales coinciden en que miles de niños, también en la Argentina, trabajan en el campo y viven expuestos a tareas peligrosas como la manipulación de herbicidas y plaguicidas tóxicos, extensas jornadas de trabajo, temperaturas extremas y el uso de maquinaria pesada o instrumentos cortantes.

El 2,8% de los niños de entre 5 y 13 años que trabajan en la Argentina no asiste al colegio, cifra que se eleva a 10% en el ámbito rural, según la encuesta gubernamental sobre las actividades de infantes y adolescentes.

  • Déficits

    La encuesta destaca que los niños y adolescentes trabajadores que van a la escuela presentan diversos déficits, como inasistencias repetidas o retrasos.

    Además, indica que 91 por ciento de los adolescentes que trabajan no tiene ningún beneficio laboral, además de que 25% no va a la escuela.

    Las principales causas de trabajo infantil son económicas, aunque también influyen factores políticos y culturales, apuntaron expertos del gobierno y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    En el ámbito rural, las cosechas que más utilizan la mano de obra infantil son las del tabaco, el algodón, la cebolla y las aceitunas. «No se puede mantener la estructura económica de una provincia sobre la base del trabajo infantil, pero lo primero es el reconocimiento del problema, ya que todavía hay padres y maestros que no lo admiten por temor o vergüenza», comentó Noemí Rial.

    El Renatre presentó un video sobre trabajo infantil en el campo. Posteriormente, Gerónimo Venegas se reconoció a sí mismo como un niño que trabajó prematuramente en las actividades rurales -lo mismo hizo Hugo Moyano-y exhortó a todos los presentes a comenzar a cumplir el Protocolo de Intención para la Erradicación del Trabajo Infantil en la Agricultura, el cual compromete a todos los firmantes a trabajar en forma articulada para diseñar y poner en marcha planes, programas y proyectos que desalienten la toma de mano de obra infantil en toda la cadena de valor que integra el sector rural.
  • Dejá tu comentario