Dicen en el campo...

Campo

... que, como una perinola loca, así giraban las entradas, salidas y reentradas de funcionarios de la SAGPyA, tras el pedido de «alejamiento» al ministro de Economía, Roberto Lavagna, que, naturalmente, debía disparar la renuncia de todos los funcionarios por debajo de él. A algunos los confirmaron, a otros les «prorrogaron» la estadía en sus despachos, y a otro grupo hubo que «inducirlo» a renunciar, ya que son muchos los que parecen haberse «encariñado» sobremanera con sus sillones. En la SAGPyA, finalmente, y por distintas razones, la mayoría de ellas totalmente ajena al área, todo dio vueltas varias veces hasta quedar finalmente casi igual ( hasta ahora). Así, a último momento, del «se van todos», la perinola dio un insospechado giro final a «se quedan». En medio hubo para todos los gustos. Nervios, llantos, enojos, pedidos de renuncia cruzados, y hasta insólitos y más que inesperados respaldos (de nuevo, no justamente por la excelencia de la gestión; más vale, casi por todo lo contrario). Del balance, aunque habría mucho para decir, una de las situaciones más destacadas sería que quedó el mismo secretario, Miguel Santiago Campos, por ahora, con mandato «prorrogado» por la nueva ministra Felisa Miceli (se dice que inducida por un miembro del gabinete de mayor rango que ella), y un subsecretario, Javier de Urquiza, reconfirmado en su lugar aparentemente por el líder de los pingüinos, o sea, el propio presidente Néstor Kirchner. El « detalle» es que, tras el estupor de la permanencia, el sorprendido Campos le habría pedido inmediatamente la renuncia al patagónico (algo que ya había intentado varias veces sin éxito). Tras esto, se descarta que la «no» relación que ya tenían entre ellos (pues superaba la categoría de «mala»), ahora se verá sensiblemente empeorada. Igual, no son pocos los que comentan que todo el equipo económico de Miceli (ella incluida) es de transición, por dos o tres meses, hasta que se arme un nuevo organigrama.

***

• ... que el manoseo en el que nuevamente cayó la SAGPyA no hace más que confirmar la escasa (por no decir nula) importancia que el área juega en el tablero del Ejecutivo. Y no sólo ahí, ya que nadie del sector salió a respaldar públicamente a ninguno de los supuestos salientes. En privado, sin embargo, De Urquiza recibió ciertas adhesiones, especialmente, porque fue el único que se animó a «salir» y a concurrir a distintas reuniones (esto también hizo recordar a muchos, el rol que le tocó en el último Palermo cuando, justo inmediatamente después del aumento de las retenciones a los lácteos, De Urquiza tubo que hacerse cargo del discurso oficial, por la inoportuna enfermedad del secretario del área). Contrariamente, a Campos no se lo vio en ningún ágape, ni siquiera fue al cóctel de despedida de su ex jefe y tenaz defensor de su gestión en los últimos meses, Roberto Lavagna. En prácticamente todos los casos, justo a «ultimo momento», decía recibir un llamado de Miceli que le impedía llegar. Esto, por ejemplo, volvió a ocurrir en el cóctel de ACTA, donde se agrupan casi todas las cámaras de agroquímicos, y que se realizó en un piso muy alto de un 5 estrellas del centro. Hasta la vereda bajaron los titulares de cada entidad, y allí se quedaron esperando hasta que alguien les avisó que el secretario de Estado había desviado -nuevamente- su rumbo, dijeron, que para la zona de Plaza de Mayo. Igual, y en ausencia, le reclamaron por la promocionada, y más que atrasada, rebaja del IVA a los fertilizantes. El hecho suma malhumor, ya que las medidas que afectan negativamente al sector se toman en forma inmediata, por resolución (en varios casos, de dudosa juridicidad), mientras que las que pueden beneficiarlo no llegan a instrumentarse, caso el fondo lechero (con el aumento de las retenciones), el plan ganadero, etc., según se escucha cada vez con más frecuencia.

***

... que la cantidad de reuniones de fin de año multiplica los comentarios y los chimentos de distinto tenor. Por caso, el otrora hombre fuerte de La Rural, devenido luego en candidato político, Enrique Crotto, parece que dará un nuevo y llamativo giro en sus actividades, ya que se volvería editor de una novedosa publicación (naturalmente de campo), que vería la luz en los primeros meses del año próximo. Muy entusiasmado, casi tanto como con las fichas que dejaba correr sobre la mesa, en el casino con que la gente de la sociedad que maneja el predio de Palermo, lanzó la edición 2006 de la tradicional muestra, Crotto no dejaba de comentar las características del futuro proyecto, mientras empresarios, expositores e invitados especiales se alternaban entre las mesas (de juego) y los corrillos tratando de enterarse de la última novedad. Hubo muchos comentarios sobre la presentación. Un túnel ( algunos decían «del tiempo»), oscuro y largo, sobre cuyas paredes se proyectaban distintos momentos del país y de La Rural a lo largo de 120 años, tras el cual recién se ingresaba en el salón principal. Según los organizadores, la muestra que se extenderá desde el 20 de julio hasta el 1 de agosto del año próximo, ya está prácticamente vendida. Nada se dijo allí, sin embargo, de la interna ya disparada en la entidad para los elecciones del año próximo donde, parece que nuevamente habrá intentos por presentar más de una lista, puesto que al menos un grupo (que no es del oficialismo) ya está haciendo circular un conjunto de nombres con el ex titular de La Rural y de CRA, Juan Pirán, a la cabeza...

***

• ... que, a pesar del compás de espera casi obligado por el recambio de funcionarios, los dirigentes siguen activos y tratando de aprovechar el tiempo para intentar ofrecer alternativas superadoras de algunas de las negativas medidas oficiales adoptadas últimamente, o para que no les presenten, ya como cosa juzgada, resoluciones que puedan ser totalmente adversas. Tal sería el caso de la ya agónica gestión sobre regalías en semillas que, se comenta, estaría muy cerca de un acuerdo entre los privados. La intención sería lograrlo y poder elevarlo a las autoridades como un paquete ya cerrado que destrabe el asunto y que impida una nueva ingerencia oficial que vuelva a dilatar el asunto como ya ocurrió la vez anterior, hace más de dos años, cuando los «buenos oficios» de Agricultura embarraron tanto la cancha que hasta hoy sigue el tema sin resolver.

Dejá tu comentario