El Gobierno y el campo acordaron una ronda de diálogo

Campo

El gobierno y las entidades del campo acordaron esta noche reanudar el diálogo "a agenda abierta" pero priorizando cuatro puntos principales considerados "importantes" por el sector, tras la reunión que se efectuó en la Casa de Gobierno.

Así lo anunció esta noche Javier de Urquiza, el flamante secretario de Agricultura, al término de la reunión en la que participó el jefe de Gabinete Alberto Fernández y la ministra de Economía, Felisa Miceli.

En esa reunión se acordó analizar la situación de las deudas que mantienen algunos sectores del campo con el Banco Nación; la situación de los mercados del trigo y el maíz y de la industria cárnica, si que eso sea "limitante" para un diálogo "a agenda abierta", explicó de Urquiza.

En este marco ya se anunció que el próximo 16 de febrero a las 11.00 se volverán a reunir los mismo protagonistas del cónclave de la fecha para continuar con las negociaciones en los puntos antes anunciados.

Asimismo, los representantes del sector ganadero definieron casi al unísono como "muy productivo" el encuentro y valorizaron la presencia de los altos funcionarios que le dio un marco "distinto" a la reunión.

Por otra parte, cada uno de los dirigentes del campo rescataron la presencia del nuevo secretario de Urquiza y subrayaron que hay que "recomponer la confianza mutua" para poder avanzar "sobre buen camino" para encontrar soluciones para el sector.

Para Fernández, esta reunión constituyó "el comienzo de una nueva relación con el campo" y destacó que "estamos apostando a que el diálogo sea fructífero y permanente".

En representación de las entidades participaron los titulares de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens; Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi; Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, y Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO), Fernando Gioino.

Más allá de este acercamiento, el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, destacó que "hoy es el camino de negociación, hacia una concertación. Se deben armonizar los intereses de la sociedad, del Estado y de los productores, porque siempre ganan los mismos".

"Ya que el Estado es socio en las ganancias (del campo), esperamos que también sea socio en las pérdidas", consideró el dirigente agropecuario.

Por su lado, Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural, dijo que "el desarrollo del campo no debe ser percibido como una amenaza para el resto del país sino como una oportunidad que podemos y debemos aprovechar todos".

Durante el encuentro con el jefe de Gabinete, Miguens planteó unas 30 propuestas referidas a la carne vacuna y porcina, el trigo, el maíz, los lácteos, las economías regionales y la deuda de unos 10.000 productores con el Banco Nación.

También realizó propuestas vinculadas con la escasez de gasoil para las tareas de cosecha, la reconversión productiva de las zonas más golpeadas y la creación de un fondo compensador destinado a la elaboración de alimentos para el consumo interno.

"Las medidas implementadas en 2006 han causado un daño profundo a la ganadería nacional y han atentado contra el aumento de la oferta de hacienda, única solución para garantizar el pleno abastecimiento de los mercados, tanto interno como externo, y la estabilización de los precios", consideró.

Planteó la necesidad de crear la comisión de seguimiento del mercado cárnico, asegurando el mantenimiento del sistema de 12 cortes populares a precio diferencial hasta fines de 2007 pero "con el adecuado control en el valor al consumidor".

Propuso implementar un plan ganadero de mediano y largo plazo que contemple a los pequeños y medianos productores, aumentando las partidas presupuestarias ya existentes.

Respecto al maíz, reclamó la reapertura de las declaraciones juradas de venta al exterior de manera de promover e incentivar la competencia entre la exportación y el consumo por la adquisición de la mercadería en el ámbito interno, evitando que se repitan las distorsiones registradas en el mercado del trigo.

Mientras se desarrolaba esta reunión, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) --una de las entidades más duras-- realizará mañana una asamblea de dirigentes y productores agropecuarios en las instalaciones feriales de la Sociedad Rural de Mar Chiquita ubicadas en la localidad de Coronel Vidal.

La asamblea será presidida por el titular de CARBAP, Pedro Apaolaza, e integrantes de la mesa directiva, y han sido invitados a participar dirigentes de la Federación Agraria, Coninagro y Sociedad Rural.

Según se informó, en la reunión se debatirá y analizará la situación actual de la ganadería de cría, las políticas intervencionistas establecidas para el sector agropecuario y el resultado de la reunión con el Gobierno.

"Mientras no se manifiesten medidas concretas de políticas que hagan a la solución de los problemas del sector, Carbap continúa con su accionar gremial decidido y ratificado por sus sociedades rurales de base", afirmó la entidad en un comunicado.

Dejá tu comentario