5 de diciembre 2000 - 00:00

Estiman una mejora para los precios de los cereales

Una mejora en los precios de los commodities, entre ellos trigo, fue pronosticado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). «En general, podría esperarse para el próximo año, una mejora (pequeña) de precios de commodities, un aumento de la demanda brasileña que, junto a la diversificación de mercados, ayudaría a una sostenida demanda de los productos del sector», aseguró el organismo internacional en su último informe. Asimismo estimó que, de recuperarse el valor del euro, significaría mejora de la competitividad en el mercado europeo.

Las exportaciones agroalimentarias argentinas no registraron variaciones en los primeros nueve meses de 2000, alcanzando los u$s 10.374 millones, debido a la caída de precios de commodities y productos, aunque se nota un leve repunte en algunos de ellos. Esto significó una recuperación de la baja observada en el trimestre anterior en los valores de productos alimentarios manufacturados, respecto del año anterior.

Los oleaginosos siguen mostrando una notable caída en el precio FOB tanto en soja como girasol. Sin embargo un importante incremento de 26% en los precios de pellet de soja exportado y de 43% en pellets de girasol, ha determinado mejores registros de los montos de exportación del complejo agroalimentario, según un informe del IICA.

Las exportaciones de productos primarios mantuvieron el liderazgo que muestran desde principio de año al crecer en el primer semestre 3%
respecto del mismo período del año anterior y alcanzar u$s 4.453 millones. Este aumento fue causado, principalmente, por el aumento de las exportaciones de soja (u$s 619 millones más que en similar período de 1999, con incrementos en precios y en vo-lumen) y por las mayores ventas de trigo (u$s 199 millones de dólares más que en los primeros nueve meses de 1999, con fuerte aumento de las cantidades y caída de precios).

Las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) alcanzaron los u$s 5.921 millones, lo que representa 3% menos que el año anterior. La caída de mayor peso se produjo en los rubros «grasas y aceites» (32%), explicada en el fuerte derrumbe de las cotizaciones de aceites vegetales ante la sobreoferta mundial y una menor demanda de China por productos elaborados. En efecto, este país, que siempre ha sido mirado como el de mejor potencial, significó un importante mercado para los productos agroalimentarios, pero ya ha comenzado a demostrar que a medida que pueda ir desarrollando su industria, se concentrará en comprar commodities para su procesamiento, indicó el Departamento de Estudios del organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA). El rubro con mejor desempeño fue el de otros productos de origen animal (44%), seguido por «residuos de las industrias alimenticias», por el cual se exportaron u$s 1.824 millones, 26% más que en los primeros nueve meses de 1999, debido al aumento del precio de los pellets.

Las exportaciones de agroalimentos hacia China en los primeros nueve meses de 2000 alcanzaron los u$s 747 millones, y representan una variación de 65%, respecto del mismo período del año pasado, explicada por el espectacular aumento de los productos primarios (197%).
En los primeros ocho meses de este año la exportación de granos, especialmente soja, mostró un crecimiento de 202%, mientras que las ventas de aceites cayeron 77%, dado que China está aumentando su capacidad de molienda y mediante la aplicación de una política arancelaria desalienta la importación de aceites elaborados.

De esta manera, el sudeste asiático se afirma como uno de los principales compradores de productos agroalimentarios argentinos, a pesar de los cambios en la demanda anotados. En efecto, 15% del total de las exportaciones del sector se orientan a esa zona. Las compras de agroalimentos argentinos en los primeros nueve meses de 2000 por parte de los países del sudeste de Asia alcanzaron valores de u$s 1.569 millones, 20% más que en similar período de 1999. Los productos exportados hacia el Medio Oriente alcanzaron los u$s 547 millones, 27% más que en el mismo período de 1999.

En tanto las ventas del sector hacia los países que integran el NAFTA aumentaron 10%, con importantes subas en pescados, frutas y bebidas.

La pérdida de valor del euro frente al dólar sigue siendo uno de los problemas que debe enfrentar la competitividad de los alimentos argentinos en Europa,
lo que explicaría la pérdida de importancia relativa de la Unión Europea como destino para los productos argentinos de origen agropecuario. El valor de las ventas de agroalimentos a la región alcanzó los u$s 2.836 millones, 9% menos que en el período enero-setiembre de 1999. Las mayores disminuciones se observan en «cereales» (24%), «semillas y frutos oleaginosos» (61%) y en «frutas frescas» (12%).

Dejá tu comentario