La soja siguió con pronunciada baja: ya está en u$s 594

Campo

En el mercado de Chicago, el precio de la soja continúa con una pronunciada baja, cuya cosecha en Estados Unidos podría ser menos mala de lo previsto, en un contexto de inquietud por la demanda china. La oleaginosa retrocedió 3% a u$s 594,80. Además, el maíz descendió 1,4% a u$s 293,69 y el trigo 0,2% a u$s 323,17.

El mercado fue "arrastrado a la baja por una cáida de los precios de la soja, (debido a que) los rendimientos de las cosechsa en curso en el centrooeste (de Estados Unidos) son mejores de lo anticipado, tras conocerse las primeras noticias de los agricultores, en particular en la parte norte del 'Corn Belt", el 'Cinturón del maíz', una importante región productora, explicó Don Roose, de US Commodities.

Por otra parte, "lluvias más fuertes de lo previsto caen en las regiones más secas de Brasil, justo antes de la siembra (de soja) lo cual mejora las perspectivas" de rendimientos, añadió.

En tanto temores sobre la actividad manufacturera en China acentuaron la presión sobre los precios. China es "nuestro gran comprador de soja", señaló Roose.

Además, las exportaciones de granos de Rusia comenzarán a disminuir en octubre ya que las existencias están cayendo rápidamente, lo que apuntalará los precios domésticos y aumentará la probabilidad de importaciones desde sus vecinos, dijo la consultora agrícola SovEcon.

"Desde octubre, los volúmenes de exportación comenzarán a disminuir rápidamente", dijo SovEcon el jueves y agregó que era demasiado temprano para pronosticar cuánto se podría exportar ese mes. En septiembre, Rusia venderá de 3,0 a 3,1 millones de toneladas de granos, en alza frente a 2,9 millones de toneladas exportadas en agosto, según SovEcon.

Un informe reveló que el valor de las tierras agrícolas de Estados Unidos se mantendría fuerte y los balances del sector agropecuario sólidos a pesar de una sequía devastadora que hizo estragos sobre las cosechas de maíz y soja, secó las vías fluviales e incendió pastizales en partes del país, dijo uno de los principales prestamistas del sector agropecuario estadounidense.

Dejá tu comentario