Las lluvias retrasaron la cosecha de girasol

Campo

«Las lluvias de la semana pasada retrasaron la cosecha de girasol recientemente iniciada en la región central de Santa Fe y el sur de Córdoba. En el contexto nacional se recogió 23,2% de la superficie apta, mostrando un adelanto de dos puntos porcentuales respecto de la semana precedente y similar progreso respecto de igual fecha del año anterior», sostiene el informe de la Bolsa de Cereales conocido el viernes.

«Los rendimientos se mantienen estabilizados en 14,2 quintales por hectárea, productividad que comparativamente con la campaña anterior resulta 14% inferior», indica el informe.

«El impacto de la menor productividad lograda en el Chaco tiende hacia la baja el promedio nacional, compensada parcialmente por los mayores rindes en Santiago del Estero (17-18 quintales por hectárea). En esta última provincia está concluyendo la recolección. Otra región muy próxima a la terminación de las trillas es la comprendida por el nordeste y el noroeste de Santa Fe», se afirma.

  • Mejores rindes

    «Esta última zona tiene rindes más elevados que la anterior (20-22 quintales por hectárea contra 12-13); en la región central de esta provincia se lograron 18 quintales por hectárea y más hacia el sur, con menores superficies dedicadas al oleaginoso, las expectativas productivas iniciales no se concretaron debido a fallas en la polinización» sostuvo la Bolsa.

    Similar situación, dice la Bolsa de Cereales, se observa en el sur de Córdoba, dado que la sequía afectó al cultivo y los rendimientos caen por debajo de los 15 quintales por hectárea. El 45% del área cultivada en Entre Ríos ha sido recogida con resultados variables: elevados en el extremo nordeste (20-22 quintales por hectárea) y menores en el resto de la geografía provincial (11-15 quintales por hectárea).

    Con estos datos, la producción acumulada hasta la fecha asciende a 782.000 toneladas, de las cuales 60% provienede la cosecha en las provincias norteñas; 30 % se originó en la recolección de los cultivos del centro norte de Santa Fe y del nordeste de Córdoba y el resto mayoritariamente deviene de la cosecha en Entre Ríos.

    Un escaso volumen se cosechó en el sudoeste y sudeste de Buenos Aires (en cercanías de las localidades de Darregueira y Necochea-Lobería), donde lotes iniciales entregaron escasos 600 y 300 kilos por hectárea respectivamente, reflejando el impacto de la sequía sobre esos plantíos.

  • Oportunas

    Con respecto a la soja, las extendidas lluvias sobre el núcleo sojero líder y su amplia periferia reforzaron la condición hídrica de los plantíos y fueron muy oportunas para los sitios que empezaban a acusar faltante.

    Iniciada la segunda quincena, clave de febrero, la condición de los plantíos centrales continúa muy buena. Este conjunto integrado por el este de Córdoba, centro sur de Santa Fe, sudoeste de Entre Ríos y norte de Buenos Aires incrementaría al menos 10% la producción del poroto, aportando un extra respecto de la pasada campaña no menor a 1,77 millón de toneladas, 51% del crecimiento productivo nacional proyectado (3,5 millones de toneladas más que en 2005/2006). También tuvieron beneficios muy oportunos -por el faltante que teníanlos buenos cultivos del norte de Córdoba, centro norte de Santa Fe y oeste de Buenos Aires. En el sudeste de Buenos Aires los registros fueron dispares pero al menos al corto plazo pondrían un piso a la caída que venían registrando los rindes potenciales.

    Los últimos siete días han afianzado la expectativa en la producción nacional en 44.300.000 toneladas, 8,6% superior a la obtenida en el ciclo anterior.

    En Córdoba los plantíos continúan muy buenos en la mayor parte del territorio. La condición de la primera provincia productora de la oleaginosa perfila rendimientos superiores a lo habitual. La regular y abundante provisión que han tenido las lluvias estivales permitió desarrollar los cultivos sin mayores limitaciones ambientales, hecho usual al menos durante un breve lapso del verano.

    Dentro de la provincia mediterránea la única área importante que ha tenido limitaciones se localiza en el norte. Estas latitudes venían sufriendo un creciente nivel de estrés hídrico pero no obstante permanecerían con buenas y normales potencialidades productivas. Las precipitaciones acumuladas sobre estas áreas, si bien no fueron abundantes en general resultaron oportunas.

    Los rindes esperados son muy buenos e incluso en muchos lotes, excelentes. Una ampliazona del centro y sudoeste-provincial tendría un piso no inferior a los 30-32 quintales por hectárea. Por otra parte, las precipitaciones que a mediados de la semana cayeron sobre gran parte de las regiones centrales de Santa Fe y Córdoba interrumpieron la incipiente cosecha de maíz. El agua era esperada para recomponer la humedad del suelo en algunas áreas de estas zonas ocupadas por plantíos de segunda y tardíos, sumamente beneficiados ahora, ya que muchos de ellos están floreciendo.

    En consecuencia, las precipitaciones robustecen la producción pronosticada sostenida en 22.000.000 de toneladas.
  • Dejá tu comentario