Las nuevas medidas posibilitarían una mayor rentabilidad

Campo

Las medidas fueron, finalmente, anunciadas. ¿Cuáles son las buenas noticias para el campo? En primer lugar, el hecho de que haya un solo mercado de cambios (esto es el libre) permitirá una operatoria comercial transparente y con mejora de precios de venta (especialmente para los productos que se exportan); aunque, simultáneamente, habrá suba de precios en la compra de insumos importados, como ser fertilizantes y agroquímicos.

Lo importante de este punto está en que habrá cohesión entre el tipo de cambio de venta de los bienes agropecuarios y el de compra de insumos. Desde este punto de vista, la rentabilidad debería mejorar sustancialmente.

Obviamente, en la medida en que el tipo de cambio se eleve en los próximos días y lo haga por encima de cualquier suba en el nivel general de precios (inflación) o, lo que es lo mismo, que éste se mantenga y que no haya inflación, las posibilidades de que los ingresos agropecuarios mejoren serán muy altas.

· Estrategias

En segundo lugar, es destacable la estrategia oficial sobre los problemas financieros del sector. El uno a uno significará una clara descompresión en la angustia financiera que sufre el sector, especialmente de los pequeños y medianos productores endeudados. A su vez, la eliminación del impuesto a los intereses será definitivamente una medida de justicia, al dejar sin efecto las distorsiones que éste producía.

En tercer lugar, la eliminación o la reducción del IVA agropecuario es una buena noticia pero, únicamente, desde el lado de la exportación. Si no hay IVA, el Estado no debe devolver al exportador ningún monto por este concepto. Sin el inconveniente de la devolución del IVA, no habrá de darse el ya tradicional litigio por las demoras que éste tiene con los exportadores.

Pero, al mismo tiempo, lo anunciado respecto del IVA parece más bien una mala noticia para el sector. Puesto que el agro debe comprar sus insumos con 21% de recargo y luego vender a la exportación sin ese recargo,
el productor sufre una fuerte acumulación de saldo a su favor, que ahora se verá incrementado. Esto permite un desbalance en la cuenta de los productores que no pueden equilibrar en el tiempo, y en consecuencia pasa a ser una forma de financiación que el productor se ve obligado dar al Estado nacional

En cambio, si el IVA fuera afectado, sobre los insumos del agro la situación sería distinta y el cuadro tendría otro color.

En resumen, es buena la estrategia de un solo dólar (libre), tanto para ventas como para compras, es alentador el panorama financiero con el uno a uno, pero no es del todo favorable el esquema propuesto, por el momento, de Impuesto al Valor Agregado.

Todavía hay muchos interrogantes. Por ello, es prematuro abrir un juicio definitivo, pero en principio se advierten buenas noticias.

Dejá tu comentario