Malo: semana de estrés hídrico en los cultivos

Campo

Las perspectivas climáticas que elabora el Departamento de Estimaciones y Proyecciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indican que debido a la predominancia de vientos provenientes del sector norte, durante gran parte de la semana continuará la ola de calor iniciada al final de la anterior.

«La mayor parte del área agrícola argentina experimentará máximas superiores a 35°C, con focos de calor de más de 40° C»,
indica el pronóstico de la entidad y agrega que:

• Debido al efecto de la altura, el oeste y centro del Noroeste Argentino observarán máximas inferiores a 35°C.

• El norte de la Mesopotamia y el litoral Atlántico de Buenos Aires tendrán máximas inferiores a 35°C.


• A partir del 21 de febrero un frente de tormenta recorrerá lentamente el área agrícola argentina pero la falta de humedad atmosférica le impedirá producir precipitaciones generales, por lo que las mismas se concentrarán sobre algunas zonas y serán escasas sobre el conjunto.

• El Noroeste Argentino observará focos de tormenta con valores de más de 100 mm de lluvia, con granizo y vientos, pero el conjunto de la región sólo recibirá valores escasos, de menos de 25 mm.


• La provincia de Santa Fe experimentará dos focos de tormentas intensas, uno sobre el Norte y otro sobre el Sur, con más de 100 mm y riesgo de granizo y vientos, que extenderán sus efectos a las zonas aledañas de las provincias vecinas.

• Una amplia zona con precipitaciones moderadas a abundantes (25 a 75 mm) se extenderá sobre San Luis, el sur de Córdoba, el este de La Pampa y el oeste y sudeste de Buenos Aires. Sobre el sur de la misma se observarán focos de tormentas de más de 100 mm, con granizo y vientos.


• El resto del área agrícola argentina observará precipitaciones escasas de menos de 25 mm.

• Las lluvias llegarán hacia el final de la perspectiva de manera que, durante los primeros días de la misma, el calor continuará provocando estrés a los cultivos ubicados en zonas con escasas reservas.


• A medida que el frente complete su paso, los vientos del sud/sudeste harán sentir lentamente su influencia sobre el sur del área agrícola argentina, moderando las temperaturas, mientras que el norte de la misma seguirá bajo la influencia de los vientos cálidos procedentes del norte.

• El Noroeste Argentino recibirá vientos cordilleranos, que harán descender la temperatura mínima por debajo de 10°C en el este de Jujuy, el centro de Salta y el oeste y centro de Tucumán.


• El norte del área agrícola argentina (este de Salta, el nordeste de Santiago del Estero, Formosa, Chaco, el nordeste de Santa Fe, Corrientes y el norte y centro de Entre Ríos observarán mínimas superiores a 20°C. El resto del área agrícola observará mínimas entre 15 y 20°C.

• El oeste de La Pampa y el sudeste de Buenos Aires registrarán mínimas inferiores a 15°C. Es posible que el alivio al calor tarde en llegar, y recién se verifique hacia los últimos días de la perspectiva.


• Debido a la restringida distribución de las precipitaciones y a las temperaturas, demasiado elevadas que se registrarán, las condiciones conducentes para la roya asiática de la soja quedarán circunscriptas al norte del área sojera.

• El este de Jujuy y el centro y el este de Salta observarán una lengua con condiciones moderadas a muy conducentes, en su interior y leves en su periferia.


• Misiones experimentará condiciones muy conducentes, que irán disminuyendo de intensidad hacia el lado de Corrientes. El Litoral Atlántico de Buenos Aires registrará condiciones leves.

• El resto del área sojera experimentará condiciones neutrales, con focos de condiciones anticonducentes sobre Córdoba, San Luis y La Pampa. Las precipitaciones esperadas traerán cierto alivio a la situación de falta de humedad que atraviesa buena parte del área agrícola.


• La zona más beneficiada abarcará San Luis, el sur de Córdoba, gran parte de La Pampa y el oeste y sudoeste de Buenos Aires, cuya situación se encontraba en estado crítico desde hace un tiempo considerable.

• También recibirá un oportuno aporte hídrico la importante zona núcleo maicera/sojera que estaba empezando a requerir lluvias para mantener su estado en un nivel favorable, aunque es probable que dicho alivio no sea uniforme debido al carácter localizado que asumirán los fenómenos meteorológicos.


• El Noroeste Argentino experimentará una pausa en las lluvias torrenciales que lo venían afectando, si bien persistirá el riesgo de que se produzcan tormentas localizadas.

• La Región del Chaco no recibirá alivio a la falta de humedad que continuaba afectándolo, por lo que es probable que su estado siga deteriorándose.


• Las lluvias de la segunda quincena de febrero apuntan a ser irregulares.

• La racha de lluvias de mediados de enero fue provocada por un debilitamiento temporal de La Niña que coincidió con un avance hacia el Sur de la corriente cálida del Brasil, lo cual destrabólos mecanismos de producción de precipitaciones.


• La Niña volvió a fortificarse y la corriente del Brasil retrocedió levemente hacia el Norte, determinando una disminución de la probabilidad de precipitaciones.

Dejá tu comentario