Se retrasa la cosecha de maíz por las lluvias

Campo

Aun ritmo mucho más lento de lo esperado, se está realizando la zafra del maíz 2002/2003. La principal causa de la mencionada demora son las últimas precipitaciones caídas en casi toda la zona de producción maicera nacional.

La periodicidad de las lluvias y el caudal de agua de las mismas hacen imposible recomenzar a buen ritmo las tareas de recolección del maíz. Hasta el momento se han cosechado 2.184.000 hectáreas de las 2.730.000 hectáreas sembradas con el cereal.

Esto representa que se ha cosechado 80% del área. Debemos tomar en cuenta que alrededor de 700 mil hectáreas sembradas con maíz no serán cosechadas, ya sea porque se utilizan en planta como alimento del ganado vacuno, o se levantan para realizar silos de granos húmedo, con igual fin.

De esta forma ese maíz no se lo puede considerar para el cálculo final de volumen de producción. Se estima que la cosecha -de poder terminar sin mayores inconvenientes climáticos- llegaría a 13.373.000 toneladas de maíz.

No solamente influye el anegamiento o exceso de humedad de los campos sino que en muchos casos, las plantas ya se encuentran con la madurez apropiada para ser cosechada, pero con altos porcentajes de humedad del grano. La base de recibo indicada por las cámaras arbitrales son de 14 grados. En la actualidad todavía existen muchos maíces con más de 16/18 grados.
También influye en el retraso de la cosecha el pésimo estado de los caminos vecinales de tierra, que en su gran mayoría se encuentran en condiciones intransitables. Si no están con 20 o 50 centímetros de agua, están destruidos por el paso de alguna maquinaria o tractor pesado, que por irresponsabilidad de su conductor y falta de respeto a sus vecinos, circuló por el mismo en momentos que el sentido común hubiera indicado quedarse en el campo. Así es como en muchos casos, a pesar de que el agua corra y los caminos comiencen a airearse, quedan los mismos marcados con huellas tan profundas, que cualquier vehículo liviano no podría pasar.

• Dudas

En ninguna provincia productora de maíz, se puede decir que ya terminó la cosecha. En el caso de Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos, los lotes que quedan por cosechar son de maíces de segunda, teniéndose dudas sobre si valdrá la pena entrar con las máquinas, ya que puede ocurrir que los rindes que se obtengan en ese momento no lleguen a compensar los gastos operativos. En tanto los exportadores continúan comprando maíz en los puertos y realizando negocios con el extranjero. A ritmo excesivamente lento y con volúmenes muy bajos, se está realizando semana a semana negocios de exportación de maíz. Lógicamente no son de la magnitud esperada por mucho. Se han vendido hasta el momento 6.450.000 toneladas de maíz al extranjero. En tanto los exportadores compraron en los puertos nacionales un total de 6.050.000 toneladas. Esto demuestra que los empresarios de la exportación esperan que el mercado de maíz se quede en los niveles de precios de la actualidad o que bajen un poco, ya que se encontrarían con más tonelaje vendido que lo que tienen comprado. Lo que en la jerga internacional se denomina «posición long».

Mientras tanto, los productores agropecuarios nacionales retacean sus ventas, un poco viendo qué pasa con el clima y con las pasturas, como para decidir si guardan el maíz como alimento de sus rodeos y otro tanto esperan vender al momento en que necesiten el dinero. Recordemos que la actual situación económica y financiera de los chacareros es harto más satisfactoria que otrora. De esta forma esperan el momento que creen oportuno para la venta, sin tener ningún tipo de presiones de nadie. Además, a medida que pasan los días, el mercado les viene dando la razón, ya que los mercados -internacionales y nacionales-se encuentran con un sostenimiento muy particular.

Dejá tu comentario