El cáncer colorrectal en el marco de la pandemia de Covid-19

Por miedo, muchos argentinos dejaron de consultar por temor al contagio. Expertos llamamos a asistir a un especialista, porque detectada a tiempo, esta enfermedad tiene entre el 80 y el 90% de chances de curación.

La pandemia de Covid-19, que ya lleva más de seis meses en nuestro país, ha llevado a que miles de argentinos descuiden todo tipo de consultas y tratamientos médicos por temor al contagio del virus SARS- CoV 2 y la prevención del cáncer colorrectal (que es el segundo cáncer en frecuencia y en cantidad de muertes anuales en nuestro país) no ha sido la excepción.

Las estimaciones que manejamos los cirujanos especialistas nucleados en la Sociedad Argentina de Coloproctología (SACP), nos muestran que, en el período marzo-agosto, hubo una merma de entre el 50 y el 72% en las consultas y cirugías por esta patología. Si analizamos la realización de colonoscopías, la caída interanual en el mismo período fue del 85%.

El cáncer colorrectal se puede presentar a cualquier edad, pero es más frecuente en mayores de 50 años. Existen, además, ciertos factores, como la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, los antecedentes propios de pólipos o cáncer y los antecedentes de cáncer colorrectal en los familiares (que dependen del grado de parentesco, número de familiares afectados y la edad en la que éstos los desarrollaron), los cuales conllevan un mayor riesgo de padecer la enfermedad

Más allá de tener una alta incidencia, se trata de una patología con tasas de curación de entre el 80 y el 90% cuando es diagnosticado en forma temprana. E, incluso, puede ser evitado si se detectan y son extirpados los llamados “pólipos adenomatosos”, previniendo que se produzca el cáncer.

Es por ello que desde la SACP estimulamos a quienes presentan algún tipo síntomas (sangrado por ano, salida de moco por ano, alteración del ritmo evacuatorio, pérdida de peso, cuadros de obstrucción intestinal o anemia), acudan a un especialista para evaluar cuáles son los estudios pertinentes, descartar un cáncer colorrectal o hacer un diagnóstico y tratamiento más precoz.

Hasta tanto no mejore la situación sanitaria, quienes no presenten síntomas podrán posponer la consulta preventiva, a fin de no potenciar la afluencia a los centros médicos y hospitales.

Independientemente de la pandemia que estamos cursando, los coloproctólogos sugerimos a nuestros pacientes que tomen medidas higiénico dietéticas, que reducen el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles (DBT, enfermedades cardiovasculares y cáncer colorrectal, entre otras) limitando la ingesta bebidas alcohólicas, evitando el tabaco y el sedentarismo; con dietas ricas en fibras vegetales y en calcio y disminuyendo la ingesta de carnes rojas y embutidos.

El cáncer colorrectal puede evitarse y curarse. Es importante que todos entendamos eso para que, una vez que hayamos superado este difícil momento, se generalice la realización de controles periódicos según la determinación del médico.

*El Dr. Fernando Bugallo (MM N°94719, MP N°53857) es Secretario de la Sociedad Argentina. de Coloproctología

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario