Independiente lo desperdició

Deportes

Independiente tuvo todas las posibilidades para ganar el partido, pero le faltó codicia y terminó sufriendo ante un Boca que mostró mucha garra con un hombre menos.

A los 7 minutos, Cáceres venció su propia valla, al tratar de despejar un centro de Machín, y a partir de allí, Independiente empezó a encontrar grietas en la defensa de Boca, por donde entraba con facilidad.

Machín por derecha superaba constantemente a Morel Rodríguez y lo mismo pasaba por izquierda, con las espaldas de Alvaro González. Fueron sólo 15 minutos, pero en ellos creó cuatro situaciones claras, además del gol.

Después, en forma increíble, retrocedió sus líneas y le dejó el dominio a un Boca que empujó más de lo que jugó, pero que empezó a monopolizar el dominio de la pelota y del terreno.

Independiente juntó siete jugadores casi dentro de su área, dejando en la mitad de la cancha a Grisales y 30 metros más adelante a Montenegro y a Denis. Así las cosas, el empate parecía que llegaba en cualquier momento y dos veces Riquelme lo desperdició, pero a los 43 minutos Paletta salió a cortar a Grisales en la mitad de la cancha y le hizo una infracción muy violenta y Boca se quedó con 10.

Independiente no reaccionó y siguió replegado, esperando un contraataque que no llegó. Eso le permitió a Boca disimular el hombre de menos y seguir manejando la pelota hasta conseguir el empate, después de una doble pared entre Riquelme y Boselli, que Román definió con toda su categoría.

Hubo un esbozo de reacción de Independiente, que creó dos situaciones de gol seguidas, pero después volvió a cederle el dominio a un Boca que con mucho orden buscó el triunfo.

Assmann le tapó un gran remate a Boselli y un tiro libre a Riquelme impidiendo una derrota que hubiera sido por total responsabilidad de los jugadores y del cuerpo técnico de Independiente, porque tuvo todas «las facilidades»: un gol de entrada, un jugador más durante casi 50 minutos y una defensa rival que daba ventajas. Pero le faltó coraje para salir a definirlo y terminó sufriendo. Si en lugar de fútbol hubiera sido truco, diríamos que Independiente casi pierde con todas las cartas.

Dejá tu comentario