ITF sacude la Davis: invita a Argentina a la final y ya prepara cambios para 2020

Deportes

Finalmente, se acabaron las especulaciones y hay un misterio menos de cara a la Copa Davis 2019. La Federación Internacional de Tenis le dio este miércoles una de las invitaciones a la Argentina, confirmando la versión que días atrás había dejado atónitas todas las miradas en la cena de cierre de la serie que se disputó en San Juan entre el elenco albiceleste y Colombia.

Todas las miradas quedaron atónitas cuando se escuchó de fondo que Argentina seguramente recibiría la invitación para jugar la final de la Copa Davis 2019. Una voz oficial de la Federación Internacional de Tenis provocó una reacción en cadena en la decena de asistentes a la cena de cierre de la serie que se disputó en San Juan entre el elenco albiceleste y Colombia. La frase se hizo realidad pocos días después.

La próxima edición del máximo torneo por equipos tendrá un nuevo formato, con una instancia preliminar en febrero y la semana final del 18 al 24 de noviembre con 18 equipos, dos de los cuales recibirán un wild card. El anticipo de lo ocurrido generó una expectativa inusual entre propios y extraños.

Argentina cuenta con Juan Martín Del Potro en el top ten y Diego Schwartzman entre los 15 mejores. Esto terminó siendo un factor determinante para que la ITF se decidiera a darle el pase directo a nuestro país (junto a Gran Bretaña, dos de los últimos campeones), que además era el máximo rankeando para la ronda previa de febrero: Francia y Croacia clasificaron para la última ronda debido a que fueron semifinalistas este año.


Sumando a las dos figuras albicelestes, el 3° lugar del escalafón mundial y el espectáculo siempre atractivo para la televisión mundial (reconocido por la propia ITF) de la hinchada argentina, todo decantó en una lógica invitación, la cual salió por decisión exclusiva del máximo organismo del tenis mundial y del Grupo Kosmos, los inversores liderados por el futbolista Gerard Piqué que destinaron u$s 3.000 millones por un contrato de 25 años.

La Asociación Argentina aclaró que no era necesario hacer el pedido por la invitación pese a lo expuesto por algunos de sus dirigentes en contacto con los medios. Según un miembro de la Federación Internacional con el que dialogó ámbito.com, el dinero a cobrar en la instancia preliminar era un punto vital en la decisión. Los países que son locales y ganan su serie se llevarán u$s 225.000 para la asociación, más un monto superior para sus jugadores. No obstante, el reparto ahora cambiará sensiblemente.

"Estamos muy contentos y agradecidos por la oportunidad. Más allá de lo deportivo, que es estar entre los 18 finalistas, hay que destacar los ingresos que tendrá la Asociación gracias a esta invitación. Destinaremos ese dinero, como dijimos desde el principio, a Desarrollo, para seguir apostando por el futuro", apuntó el presidente de la AAT, Agustín Calleri.

Según pudo averiguar este medio, la AAT verá incrementada en un gran porcentaje sus ingresos por ingresas directamente a las series finales. Sólo por participar en la etapa de grupos percibirá 300 mil dólares para la entidad y el doble para jugadores. En caso de avanzar a los cuartos, cada premio se duplica.

El año que viene será el primero de la renovación, pero existen muchos puntos para retocar y reformular. Schwartzman, durante los entrenamientos en San Juan, había expresado que todavía el formato no estaba cerrado. Uno de los pedidos de los jugadores es que la final no se juegue en noviembre, por eso ITF piensa en mudarla a septiembre, posterior al US Open, a partir de 2020.

Lo que sí está claro es que, pese a la falta de un anuncio formal, la definición por el título será en Madrid. Este tópico guarda una relación con la cantidad de equipos que jugarán la segunda fase. La sede de la final debe contar con tres canchas idénticas y de primer nivel para poder disputar las series al mismo tiempo, en dos turnos. Por eso son seis grupos de tres naciones cada uno.

La Caja Mágica de la capital española, donde se disputa todos los años el Masters 1000 de la ciudad, cuenta con tres estadios de categoría y bajo techo (retráctiles), condición indispensable para que se juegue en Europa durante los períodos invernales.

Desde el órgano rector del tenis mundial revelaron que esto podría sufrir todavía una ligera pero importante modificación para las semis. Si bien se mantendría la ciudad, la Copa Davis se mudaría de escenario. El proyecto contempla al WeZink Center, el recinto donde el básquet del Real Madrid juega de local, ya que cuenta con casi 3.000 localidades más que el icónico estadio con polvo de ladrillo.

Tal como hace FIFA con los mundiales de fútbol, serán ITF y Kosmos quienes impongan sus lineamientos y condiciones para las finales. De allí la casi segura utilización de superficies duras (cemento o asfálticas) debido a la gran utilización en el circuito, y para seguir en sintonía con el tipo de piso que se emplea en el US Open y conformar a las estrellas (aun cuando en las oficinas de Londres ya especulan que Roger Federer no jugará para Suiza y potenciará su torneo, la Laver Cup).



La presencia de las máximas figuras del tenis mundial es el epicentro de todo cambio en este deporte. Sus ausencias mermaron las audiencias y consecuentemente la posibilidad de explotarlo comercialmente. La falta de nombres de peso como Federer, Del Potro o Novak Djokovic generó una fisura insalvable en el núcleo de la Davis.

No está de más decir que en la máxima autoridad del tenis buscan que esos apellidos estelares estén ligados otra vez a la Ensaladera. Por eso, tras este polémico cambio, empiezan a recopilar los reclamos de los jugadores. La mudanza de la final a septiembre está entre los principales, así como las superficies a utilizar y el reparto de premios para los tenistas, que hasta ahora era prácticamente inexistente.

Muchos dirigentes internacionales buscan que jugadores como Del Potro se acerquen otra vez a la Copa y hasta invitan a todas las partes para que lo seduzcan. Sólo él tendrá en su cabeza la decisión de retornar si el futuro es tan prometedor como el torneo pretende serlo. El certamen más prestigioso del mundo deberá cumplir con algunos cambios para su segunda edición y eliminar determinados puntos grises de un formato que todavía no termina de convencer.

Dejá tu comentario