Deuda en números: las propuestas que llevaron al acercamiento para la restructuración

Economía

Las posiciones del Gobierno y los acreedores se fueron acercando cada día más hasta llegar a un punto intermedio respecto a las pretensiones iniciales. Luego de tres modificaciones importantes, el canje de la deuda parece inminente.

Luego de muchos momentos de tensión, el Gobierno y los acreedores parecen llegar a un acuerdo para reestructurar la deuda externa. Desde el punto de vista económico, la principal variable que ambas partes fueron analizando a la hora de evaluar las diferentes propuestas fue el Valor Presente Neto (VPN) que tendrían los nuevos bonos a emitir en el canje, en relación a su valor en el momento en que fueron colocados. Con tres modificaciones importantes respecto a las pretensiones iniciales, las posiciones se fueron acercando cada día más hasta llegar a un punto intermedio.

  • La primera oferta presentada por Argentina el 17 de abril contemplaba un VPN cercano a los u$s40, por cada u$s100, a raíz de una quita del 5,6% en el capital, una reducción del 62% en intereses (con un cupón promedio del 2,4%) y un período de gracia de 3 años. El rechazo de los acreedores no se hizo esperar ya que sus aspiraciones estaban lejos de esa cifra: Ad Hoc y Exchange, los grupos más duros de bonistas, elevaron una contrapropuesta con un VPN situado por encima de los u$s61.
  • A fines de mayo, Ad Hoc, liderado por el fondo de inversión Black Rock, cedió levemente en sus intenciones y bajó sus números hasta un VPN en torno a los u$s60,5, según datos de la sociedad Invertir En Bolsa (IEB). Por su parte, el Ministerio de Economía evaluaba incorporar un “endulzante” en función de la evolución de las exportaciones y modificar un poco las condiciones para llevar el VPN hasta casi u$s50. Si bien permanecían las diferencias, había algunos fondos de inversión, la mayoría pertenecientes al grupo ACC, que se habían acercado bastante a un valor compatible con la sostenibilidad de la deuda.
  • Las diferencias se acortaron significativamente el 6 de julio, cuando Argentina oficializó una nueva enmienda de su oferta, con un VPN de u$s53 a partir de una reducción en la quita de capital, un cupón promedio del 3,5%, plazos algo más cortos y un reconocimiento de los intereses corridos desde el 22 de abril. El optimismo del mercado se percibió en la evolución de los bonos y acciones argentinas, aunque los grandes tenedores de títulos salieron a rechazar nuevamente la oferta. El 20 de julio, los tres grupos de acreedores más importantes firmaron un acuerdo de cooperación, manifestaron públicamente su oposición y enviaron su contrapropuesta valuada en u$s56,5.
  • Finalmente, tras conocerse una baja adhesión al canje de deuda propuesto, el Gobierno intensificó las conversaciones con los acreedores durante el fin de semana, para llegar a un principio de acuerdo, por lo menos en los números, con un VPN alrededor de los u$s54.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario