Acuerdo por la carne suma más adhesiones

Economía

Tras el cruce de acusaciones mutuas -y mientras tanto con los precios subiendo en Liniers-, gobierno y ganaderos retomarán el diálogo interrumpido a principios de la semana para lograr un acuerdo que permita congelar el precio de la carne, producto clave en la estrategia oficial de control de la inflación. Por lo pronto, uno de los grupos que se mantenían en rebeldía -la Asociación de Productores Exportadores- firmó ayer. En tanto, el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, llamó a la ministra Felisa Miceli para pedir un nuevo encuentro que, aunque aún no tiene día y horario, se supone que se realizará a la brevedad para aprovechar este giro y encaminar la negociación con un sector clave.

El gobierno retomará el diálogo con los ganaderos rebeldes que se negaron a firmar el lunes el acuerdo de precios de la carne porque éste no contemplaba una rebaja en las retenciones. Algunos gestos comenzaron a recibirse desde la producción. Por caso, la Asociación de Productores Exportadores (APEA) que con ventas externas, firmaron finalmente anoche. Además, el Ministerio de Economía recibió ayer a la tarde un llamado del presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, en nombre de las ocho entidades que no habían suscripto el acuerdo. El ruralista, con un discurso mucho más moderado que su vicepresidente Hugo Biolcatti - quien participó de la reunión en que se levantaron de la mesa tachando la firma del acuerdo- llamó al despacho de la ministra y pidió una audiencia en nombre de toda la cadena que desde el lunes quedó enfrentada con el gobierno. Este gesto, sumado a una carta enviada a Kirchner y en la que rescatan el diálogo, causó buena impresión aunque persistía el malestar en Presidencia. El gesto de APEA, confirma además la continuidad del diálogo entre el ruralismo y el gobierno.

El encuentro con Economía aún no tiene día ni horario. Es más, hasta anoche en la Rural y en CRA se esperaba una respuesta de Felisa Miceli.

Durante la tarde los ánimos estaban caldeados. La Confederación de Sociedades Rurales de Buenos Aires y la Pampa (CARBAP), que un día antes había sido mencionada por el presidente como una de las entidades «avaras», lanzó una medida de fuerza que aún no tiene precisiones pero que no pasaría del mes próximo con una modalidad a definir que bien podría ser la paralización de los envíos a los mercados concentradores.

• Disculpa

La decisión llegó luego que la entidad -que integra la CRA- enviara otra nota de disculpas al presidente Kirchner, manifestando que las declaraciones de su vicepresidenta «no quisieron ofender la investidura presidencial».

Temprano,
la dirigente Analía Quiroga, había acusado al jefe de Estado de no tener «materia gris en la cabeza», aunque luego se disculpó por el «exabrupto». «Yo le pido al Presidente que tenga el mismo gesto de grandezay reconozca que está siendo muy duro con un sector que a la Argentina le dio todo», había dicho Quiroga, quien ante Ambito Financiero remarcó que recibió, durante todo el día, señales de apoyo y el respaldo de muchos ganaderos de todo el país.

«Nuestro sector fue el más favorecido por la pesificación pero no se nos puede tratar de avaros
cuando aportamos anualmente más de u$s 1.000 millones por las retenciones sólo en granos», decía Quiroga.

Mientras tanto, fuentes del
Ministerio de Economía dijeron que «los productores ganaderos tienen que comprometerse con la sociedad, no con el gobierno». También advirtieron los voceros que «si no lo hacen, el gobierno analiza poner retenciones móviles sobre precios de Liniers o cupos a la exportación».

Dejá tu comentario