Aerolíneas: ya no tiene ni las películas de a bordo

Economía

«Ojo: si choca 'Telefé' no pasa nada, pero si se cae un avión de Aerolíneas, y el dueño es el gobierno, las consecuencias las pagará el gobierno.» La frase -que remite a la gestión que encaró el operador oficial Rudy Ulloa ante Telefónica para comprar ese canal de televisión abierta-se les escucha por estas horas a los miembros de la administración Kirchner que se oponen a la idea del secretario de Transporte, Ricardo Jaime, de «argentinizar» la aérea.

A pesar de esto, el funcionario -en declaraciones radiales-insistió en lo que había adelantado ayer este diario: «Es Marsans la que quiere irse, la que lanzó la idea de reargentinizar la compañía, y hay muchos grupos argentinos dispuestos a tomar su lugar». El pingüino cordobés insistió en la idea de que el Estado acrezca su participación accionaria en la aérea, llevándola del actual 5% a 20%; nuevamente, de todos modos, obvió explicar cómo se pagarán esas acciones.

A pesar de lo que dice Jaime, todos y cada uno de los «grupos argentinos» a los que el gobierno intentó interesar en tomar una participación en Aerolíneas Argentinas declinaron la oferta. Y fue por dos razones: la primera es la que resume la frase del inicio, o sea el altísimo riesgo de operar una aerolínea sin experiencia; es de imaginar el estrago que causaría -por caso-en un grupo financiero cualquier accidente aéreo que involucrara a una de sus máquinas.

La segunda razón es mucho más sencilla: el negocio aéreo hoy (sobre todo en la Argentina) es deficitario. Aerolíneas no es YPF ni «Telefé»; la aérea hoy requiere una monumental infusión de fondos, no sólo para enjugar su déficit operativo y saldar sus deudas acumuladas, sino también para pagar los sueldos del personal de este mes. Ya se sabe que, por imposibilidad de cumplir con los proveedores, los aviones que hacen vuelos transatlánticos no ofrecen «entretenimiento a bordo» (léase films) y que en muchos hoteles rechazan a las tripulaciones por temor a que la compañía no pague la cuenta.

En tanto, tal como adelantó ayer este diario, el canciller español Miguel Angel Moratinos convino con la presidente Cristina de Kirchner -a pesar de las altisonantes declaraciones públicas de ambos-un encuentro en Lima el 16 de mayo con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Allí el tema excluyente será Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, si la crisis, que ya es grave, se agudiza, podría ser demasiado tarde para encontrar una salida consensuada.

Es que el mes pasado la compañía perdió entre u$s 15 y 20 millones, según la fuente que se escuche; este quebranto está en línea con las pérdidas sufridas en 2007, que rondaron los u$s 150 millones.

Dejá tu comentario