Argentina no bajará impuestos (03/01/2006)

Economía

Salvo en el caso del gravamen a las rentas personales -que hoy se paga a partir de un sueldo de $ 1.800-, el gobierno insiste en no reducir los impuestos, que es sabido es la base que sienta las inversiones. La recaudación del año último superó en 21,3% la cifra de 2004. En cualquier gobierno con racionalidad económica se hubiera dispuesto baja de impuestos distorsivos, por caso, el impuesto al cheque, pero el gobierno Kirchner se mueve entre su falta de carisma y su necesidad de apoyo político que lo sustenta sólo repartir fondos del Estado. La Argentina se enfrenta con un gobierno que trata de salvar el corto plazo pero sin incentivar el mediano y largo plazo que significaría el progreso real del país. Por eso el kirchnerismo insiste en no bajar impuestos, porque prefiere la popularidad de corto plazo al real crecimiento del país y en el futuro, como resultaría de una baja de impuestos dado el récord que obtuvo en 2005. Se percibirá desde hoy decepción en el sector privado que es el que podría invertir a partir de que surgieran síntomas de apoyo desde el lado oficial. Pero es sabido que el kirchnerismo prefiere algún apoyo popular en base a acumular dinero en el Estado aunque esté sacrificando el futuro del país. La propia ministra Felisa Miceli, cuando descartó cualquier cambio en impuestos, dijo que el gobierno necesita más dinero porque no se puede «ser mago».

La ministra de Economía, Felisa Miceli, aprovechó el buen clima generado por el anuncio del aumento de más de 21% en la recaudación impositiva de 2005, para realizar en paralelo un balance de su primer mes de gestión. No se ahorró de criticar a los diferentes sectores que piden tratamientos especiales. «Cada sector considera distorsivo el impuesto que le toca abonar», aseguró junto a Alberto Abad, titular de la AFIP; y el secretario de Hacienda, Carlos Mosse.

Estas fueron las principales declaraciones que hizo ayer Miceli en el Palacio de Hacienda:

• La recaudación fue muy importante y sobrepasó las expectativas. Es evidente que se debe a una mejora de casi todas las variables económicas, no sólo a la inflación.

• Los recursos que exceden la meta presupuestada se han ido aplicando al gasto público. Lo que queda es lo que integra un fondo especial, que estamos resolviendo cuál será su utilización, pero en un principio está constituido como fondo anticíclico.

• Por ahora, con el mínimo imponible de Ganancias nos atenemos a la ley vigente. No está pensado hacer cambios en el corto plazo.

• El impuesto al cheque fue prorrogado por todo el año 2006, así que este tema está resuelto por el Congreso.

• Podemos entender que exista la necesidad de revisar algunos impuestos y pensar en sustitutos para que la recaudación no desmejore. Pero hay un momento para cada cosa, y este año hay importantes desafíos presupuestarios, como mejorar la educación, que es una de las demandas más importantes de nuestra sociedad y para eso se necesitan recursos.

• Este mes, diversos sectoreshan planteado que deberíamos sacar las retenciones, el impuesto al cheque, reducir la tasa del IVA, no cobrar el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia porque subir el mínimo no imponible a niveles altos implica eso.

• Cada sector considera distorsivo el impuesto que le toca pagar o que recae sobre su actividad.

• ¿Qué sociedad estamos pensando los argentinos: una donde no nos gusta pagar impuestos, pero en la que reclamamos tener los servicios educativos, de seguridad, de justicia que funcionen como existen en otros países?

• Uno puede ser ministro de un país, pero no puede ser mago, ni puede ser alguien que resuelva este tipo de problemáticas.

• En un país en serio, cada sector debe hacer su contribución para que la sociedad funcione.

Dejá tu comentario