Asegurarían cupo de gas a Chile, pero con aumento

Economía

En medio de un creciente malestar en Chile, hoy quedaría definido el precio que pagarán por el gas argentino, considerando que se le trasladará prácticamente 98% del impacto de importar gas más caro de Bolivia. A última hora de ayer, se discutía un acuerdo que garantizara un volumen predeterminado de venta al país trasadino para los próximos tres meses y que permitiera tener claridad sobre el impuesto a pagar por los compradores según la modalidad de cada contrato.

El costo que implica la suba del gas boliviano se estima en 110 millones de dólares anuales, si se compra el cupo total acordado con el gobierno de Evo Morales para este año, que es de 7,7 millones de metros cúbicos por día, y tomando el precio de 5 dólares por millón de BTU acordado en el último encuentro entre los dos presidentes. El monto en dólares sería inferior si se mantiene la importación actual, que ronda 5,9 millones.

Pero si se considera lo que falta hasta fin de año (porque después regiría otra fórmula de ajuste con Bolivia), en lo que resta de 2006 Chile debería pagar algo menos de 50 millones de dólares, y Uruguay alrededor de 700.000 dólares, tomando en cuenta la compra que hace hoy el país oriental y que Brasil no está importando.

Según el diario «El Mercurio» de Chile, la definición sobre la fórmula que se aplicará para que los importadores trasandinos paguen el nuevo precio se determinaría telefónicamenteen las próximas horasentre el ministro de Planificación, Julio De Vido, y la ministra de Minas y Energía, Karen Poniachik.

  • Reserva

    En nuestro país, en tanto, se mantuvo la reserva oficial. Consultado sobre el malestar expresado por la presidenta Michelle Bachelet sobre la opción de aplicar precios más caros por los combustibles a los vehículos con patente extranjera, De Vido dijo que el gobierno «toma las decisiones que el país necesita».

    «No nos movemos a partir de comentarios de otros comentarios. Nosotros simplemente tomamos las decisiones que el país necesita y fundamentalmente en el marco de los acuerdos que hacemos con otros países. No tengo otro comentario», afirmó De Vido.

    En realidad, el tema que más conflictos produce es el del gas, y el precio de los combustibles en áreas de frontera es un problema menor. El gobierno anunció oficialmente el viernes pasado a las autoridades chilenas que impondrá un aumento al impuesto a sus exportaciones de gas, lo que implica un alza de precios en las compras chilenas de ese combustible.

    La administración de Kirchner necesita incrementar los impuestos sobre las exportaciones de gas para compensar el alza de 40% que a partir del sábado deberá pagar por el fluido que importa desde Bolivia. La intención es que desde el mismo día Chile y Uruguay empiecen a pagar los nuevos valores.

    El gobierno de Chile recibió de la Argentina una decenade fórmulas para aplicar el tributo, y buscó con las firmas privadas y expertos la que tenga menor impacto en los consumidores chilenos.

    Según Poniachik, la suba debería ser absorbida por las generadoras eléctricas y distribuidoras de gas, porque las tarifas de gas y electricidad tendrían colchón suficiente para eso, considerando las subas que aplicaron en los últimos años.

  • Vencimientos

    A fines de 2007 vence el primero de los contratos que tiene MetroGas, que distribuye gas a Santiago, pero recién 10 años después vence el últimoacuerdo, lo que explica las resistencias chilenas para que no se modifiquen lo firmado.

    Ayer, el senador opositor Pablo Longueira, de la Unión Demócrata Independiente, UDI, pidió al gobierno de Bachelet que aplique sanciones enérgicas contra la Argentina debido al incumplimiento de contratos de abastecimiento de gas.

    «El gobierno debería tomar acciones más decididas y enérgicas, como, por ejemplo, protestar ante organismos internacionales o imponer sanciones económicas», declaró Longueira. Según este senador, las restricciones de abastecimiento de gas por parte de la Argentina y el anuncio de que los vehículos con placa chilena deberán pagar más caro el combustible en la nación demuestran una actitud «violenta» de Kirchner hacia Chile.

    En «El Mercurio» también se advierte la misma actitud adversa. «El problema se da porque Kirchner tiene un mercado distorsionado y subsidiado», dijo la publicación, y mencionó que en Chile una factura tipo cuesta 46 dólares mensuales y en la Argentina varias veces menos. Sin embargo, la diferencia sólo en pequeña proporción obedece al precio del gas en boca de pozo: en la factura de un usuario residencial argentino ese valor equivale a 50 centavos de dólar; y en la de un chileno, 1,50 dólar.
  • Dejá tu comentario