BCRA baja encajes a bancos y espera que aumente el ahorro en pesos

Economía

Tal como lo había adelantado Federico Sturzenegger hace unas semanas, el Banco Central decidió este jueves rebajar en un 2% los encajes bancarios, revirtiendo así de manera parcial el aumento del 4% que había dispuesto el año pasado, en lo que se considera una medida destinada a mejorar el rendimiento de la tasa de interés que los bancos pagan por los depósitos a plazo fijo.

La iniciativa apunta a liberar más de $ 30.000 millones que hasta hoy debían mantener inmovilizados los bancos, para reducir sus costos de fondeo y -según precisó- mejorar el rendimiento de la tasa de interés que pagan a ahorristas por los depósitos a plazo fijo.

La autoridad monetaria redujo los encajes sobre depósitos a la vista al 20% desde el 22% previo, y a un 14% para los depósitos a plazo, desde el 16% anterior.

En un comunicado, el ente monetario dijo que "la reducción de encajes puede mejorar las tasas que las instituciones pagan por los depósitos a plazo" ya que el encaje actúa en la práctica como un impuesto a los depósitos bancarios.

Al reducirse, se produce un estímulo para que los bancos tomen más depósitos, lo que va en línea con el "eje central de la actual gestión del Banco Central (que) es fomentar un sistema financiero más profundo, y la clave para conseguirlo es que el ahorro en los bancos se vuelva más atractivo".

Desde luego, "aún luego de esta baja los encajes se mantienen en un nivel que garantiza la liquidez del sistema", aclaró el ente monetario en su comunicado.

En cuanto a su efecto en los agregados monetarios, "a pesar de que la medida produzca una baja en la base monetaria, el Banco Central espera que no afecte la cantidad de dinero, que se determina endógenamente dados los niveles de actividad y tasa de interés".

A principios de 2017, el BCRA decidió dejar de tomar de los bancos billetes de buen uso y a fomentar el intercambio de efectivo entre los bancos, para minimizar costos operativos.

El objetivo de la autoridad monetaria es lograr que el manejo de numerario se produzca de manera bilateral entre los bancos, sin usar al BCRA como intermediario, lo cual reduce prácticamente a la mitad los costos de traslado de efectivo.

Un efecto colateral de la medida es que, al no poder descargar automáticamente en el Banco Central sus tenencias excedentes de billetes, el sistema bancario en su conjunto debe mantener en promedio un mayor nivel de efectivo en sus tesoros.

En la práctica, ello implica un aumento en la proporción de dinero inmovilizado y la reducción de encajes viene a contrarrestar este efecto, dijo el comunicado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario