Debuta hoy nueva versión de las restricciones cambiarias

Economía

Se requerirá a través del homebanking completar una declaración jurada si se quiere acceder a la compra de los u$s200 que habilita el Banco Central a individuos.

El Gobierno se apresta a probar hoy el nuevo sistema para tener acceso al mercado de cambios. El objetivo es claro: de vender dólares y perder reservas internacionales, el BCRA busca cambiar de rol y tornarse comprador neto de billetes estadounidenses. La negociación de la deuda, la constante inflación, el impacto del coronavirus y la brecha con el blue parecen haber decantado una mayor demanda de dólares. Pero además hay otra motivación de la que dan cuenta aquellos que deciden la política cambiaria: existe en el país un número relevante de empresas que en los últimos meses registró compras de billetes y atesoran actualmente en cuentas en el país, pero también en el exterior. Esas empresas, dicen fuentes cercanas al Gobierno, hoy le están demandando no sólo dólares al BCRA, sino también han recurrido al dólar “Bolsa”, especulando con la idea de una devaluación. Las medidas del BCRA apuntan a restringir que esas mismas empresas puedan pagar una deuda vieja (mayor a tres meses) en moneda extranjera demandando esos dólares en Bolsa, cuando según los registros del BCRA se supone que ya tienen en sus cuentas las divisas para hacerlo.

Para evitar que estas presiones depreciaran el peso argentino, el BCRA vendió en el mercado cambiario oficial casi u$s1.600 millones en las últimas seis semanas. Como resultado, en Ecolatina calculan que las reservas netas perforaron los u$s10.000 millones a mediados de mayo, volviendo al alarmante nivel que forzó a la gestión anterior a endurecer el cepo tras las elecciones presidenciales.

Entre todo el paquete de medidas presentado la última semana, hay una, menor, que pasó desapercibida: los ahorristas que quieran adquirir los u$s200 mensuales permitidos por el Banco Central deberán presentar desde hoy una declaración jurada para concretar la operación, algo que ya hacían las empresas. A través de la comunicación “A” 7030, el organismo dispuso que las personas humanas que quieran acceder al cupo de moneda extranjera permitido por mes deberán dejar una constancia de que “en el día en que solicita el acceso al mercado y en los 90 días corridos anteriores no ha concertado ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior”. También se deberá comprometer a no concretar ese tipo de operaciones “por los 90 días corridos subsiguientes”.

Los bancos trabajaron silenciosamente durante el fin de semana para implementar la medida. En rigor, el cambio será instrumentado desde hoy a través del “homebanking”. La cotización del dólar minorista hoy no debería encontrarse muy lejos de los $70,75, valor promedio de cierre del viernes. Con el recargo del 30% correspondiente al Impuesto País, ese valor llega a los $91,90, bastante lejos de los $125 del blue.

Restricciones para todos

La semana pasada, la autoridad monetaria se las ingenió para anunciar nuevas medidas para acceder a dólares, tanto para empresas como para personas humanas.

Por ejemplo, las empresas que tengan dólares fuera del país deberán utilizar esos fondos para hacer frente al pago de sus compromisos en el exterior. Como es sabido, hace tiempo que las empresas no pueden comprar dólares para atesoramiento y sólo accedían a divisas para el pago de importaciones, giro de regalías o pago de deudas en moneda extranjera. Ahora, las empresas que cuenten con activos líquidos originados en la formación de activos externos deberán disponer primeramente de esos recursos para el pago de obligaciones con el exterior. En criollo: quienes redujeron deuda comercial no podrán ir al MULC si tienen un nivel de endeudamiento inferior al de comienzos de año, de lo contrario también deberán obtener la conformidad del BCRA para ir a hacerse de las divisas en el MULC. Para certificar las obligaciones dispuestas se requerirá la presentación de una Declaración Jurada, la cual se verificará mediante el cruzamiento de las bases del Sepaimpo (Sistema de Seguimiento de Pago de Bienes) y el RIOC (Régimen Informativo de Operaciones de Cambio), y en caso de falsedad se bloqueará el acceso al mercado de cambios y se iniciarán las acciones penales cambiarias correspondientes.

También se instrumentó un “parking” de cinco días a las operaciones con dólares bursátiles, es decir que de adquirirse dólares mediante la compra con pesos de un bono o una acción (y luego venderlo a cambio de dólares), deberá retenerse el activo entre la compra y la venta, lo que suma riesgos en un mercado volátil. Ergo, las empresas que reciben ayuda estatal para el pago de sueldos de sus empleados (programa ATP) no podrán comprar dólares en la Bolsa por hasta dos años (un año si tienen menos de 800 empleados). Estas compañías suman unas 280.000 registradas hasta el momento. Tampoco pueden acceder al dólar “Bolsa” las empresas que recibieron créditos subsidiados con tasa del 24%.

Por otro lado, monotributistas y autónomos que soliciten préstamos a tasa cero no pueden comprar dólar solidario ni operar con MEP o CCL hasta que terminen de repagar el préstamo. Algunas consultas durante el fin de semana realizadas por este matutino arrojaron escepticismo. Hay quienes sostienen que el efecto de las medidas será de corto plazo. Importadores se mostraron en contra por las trabas que esto conlleva. También en el sector del agro. El campo liquida al tipo de cambio oficial de $70,75, pero si a eso se le restan las retenciones ronda los $50. Pero la ecuación se invierte cuando deben pagar insumos importados, como por ejemplo, los fertilizantes. Sostienen que esos insumos, ahora, se tomarán a un tipo de cambio financiero que cotiza por encima de los $112.

Por otro lado, numerosas empresas decidieron devolver los recursos estatales a partir de las condicionalidades implementadas en los últimos días por el BCRA. Techint es el caso más relevante, pero hay muchas más.

Durante el fin de semana, y en lo que fue un mensaje para descomprimir la tensión que se generó en el sector productivo, Miguel Pesce dejó claro que tiene la intención de aliviar las restricciones monetarias tan pronto como el Gobierno llegue a un acuerdo con los acreedores. “Espero que podamos liberar el mercado una vez que se resuelva esta negociación”, dijo Pesce en una entrevista a la agencia Bloomberg.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario