Bernanke: "Habrá tasas bajas al menos dos o tres meses más"

Economía

El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, dijo que la frase "periodo prolongado" a la que hace referencia el comité de mercado abierto para hablar de cuánto tiempo tendrá las tasas en mínimos, corresponde "al menos" a dos ó tres reuniones más.

"Creo que el significado de 'periodo prolongado' es que creemos que estamos al menos a dos ó tres reuniones de tomar cualquier medida adicional", y enfatizo 'al menos'. Pero dependiendo de cómo evolucione la economía en inflación y desempleo, podría ser significativamente más largo", afirmó.

Hay "evidentemente un montón de incertidumbre sobre el empleo, sobre la recuperación económica y eso está afectando la disposición de la gente a hacer el compromiso de comprar una casa", dijo Bernanke en una rueda de prensa tras el final de una reunión de política monetaria de la Fed de dos días.

Aunque otras áreas de la economía estadounidense han mostrado señales de repunte, el mercado de la vivienda se mantiene en picada, con los precios de las casas de marzo en sus mínimos desde marzo del 2003, varios años antes del auge del mercado inmobiliario.

La demanda por casas es débil y cifras mostraron que las solicitudes de hipotecas cayeron la semana pasada.

El Gobierno de Obama y los reguladores federales están tratando de dar un respiro a los complicados dueños de casa al modificar de manera permanente sus préstamos. Pero solo una fracción de los propietarios calificados están logrando menores pagos de hipotecas, dijeron asesores y abogados de consumidores.

"Me gustaría ver solo esfuerzos adicionales primero que todo para modificar préstamos donde sea apropiado, y donde no sea apropiado, para acelerar el proceso de ejecuciones y la disposición de las casas ejecutadas en orden a despejar el mercado", dijo Bernanke.

Hay que "sacar a estas viviendas del mercado y permitirle a la gente operar en un mercado donde ellos tengan más confianza en que los precios serán estables y no caerán", agregó.

Aparte de usar la política monetaria para ayudar a impulsar el empleo, Bernanke dijo que la Fed también estaba tratando de ayudar al mercado inmobiliario a apoyarse en los bancos que regula para modificar los préstamos "donde sea apropiado".

El Gobierno de Obama ha inyectado 45.600 millones de dólares del programa de rescate bancario financiado por los contribuyentes para evitar ejecuciones.

Los críticos, sin embargo, dicen que el programa es poco efectivo, ya que solo se han modificado permanentemente cerca de 600.000 préstamos. Los republicanos lo califican de un botadero de dinero estatal y han tratado de terminar con él.

Dejá tu comentario