Se duplicó el uso de billeteras electrónicas como medio de pago por el aislamiento

Economía

Las restricciones para los pagos presenciales debido a la cuarentena incrementó el uso de las billeteras electrónicas. Desde el sector aseguran que es un nuevo paso hacia una economía sin dinero físico para las transacciones.

La cuarentena dispuesta por el gobierno nacional para morigerar el avance del coronavirus incrementó el uso de las billeteras electrónicas y en el sector vislumbran que en el país se está dando un nuevo paso hacia una economía sin dinero físico para las transacciones.

Los principales actores del sector también mantienen la expectativa de ser utilizadas por el Estado como canales para llegar a quienes no tienen cuentas bancarias, como sucede en la actualidad con un importante número de potenciales beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Este fin de semana se formalizó en el sitio web de la Anses, que una de las formas de pago del Ingreso Familiar de Emergencia para los bancarizados es la nueva herramienta del Banco Provincia, Cuenta DNI, que se puede gestionar de manera virtual sin costo.

Las billeteras digitales 100% fintech, es decir que no son una unidad de negocio de un banco tradicional, por el momento no están comprendidas como herramienta de pago de este beneficio.

Según comunicó la cámara que agrupa a las fintech, la decisión que les comunicó el gobierno fue la de "priorizar medios más robustos y probados".

Más allá de esta situación, la cámara indicó a sus socios que con el Estado "seguiremos con los procesos de convenios para otras prestaciones y desembolsos".

Desde el ambiente fintech coincidieron en que la "debilidad" de las billeteras para los pagos a no bancarizados es "cultural" y que por lo tanto incluye la educación tecnológica y financiera.

"Desde el 20 de marzo la realidad cambió sustancialmente", indicó el responsable en Argentina de 4Finannce, Salvador Calogero, para luego precisar que el pago presencial se redujo desde un 60% al 30% tras el inicio de la cuarentena; mientras que las transferencias bancarias treparon del 30% al 50% y los pagos digitales del 10% al 20%.

Ese cambio incluyó un esfuerzo de comunicación de la empresa que se reflejó en la duplicación del tiempo promedio de las conversaciones telefónicas porque muchos clientes "desconocían cómo ingresar y generar la clave del 'home banking' o realizar una transferencia a otra cuenta", dijo Calogero.

Consideró que la infraestructura tecnológica de las billeteras digitales, aún las que no tienen detrás a un banco tradicional, puede responder a un incremento de la demanda "porque todas las empresas fintech nacieron con una infraestructura digital y trabajando con proveedores que se encuentran en la nube lo cual permite tener esa flexibilidad en dosificar los recursos necesarios".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario