Aseguran que El Salvador puede ser "una bomba de tiempo" por la adopción del Bitcoin

Economía

El Salvador fue el primer país en adoptar el bitcoin como moneda de uso legal, y en febrero de este año será también pionero en emitir 1.000 millones de dólares en bonos ligados a esta criptodivisa. Para el estado, representó u$71.000. El FMI advirtió sobre las consecuencias económicas.

Un economista español advirtió con dureza la crisis a la que podría llegar El Salvador por la adopción del Bitcoin. Esta postura surgió luego de que la calificadora de riesgo Moody's mantuviera una baja calificación crediticia del país por adoptar la criptodivisa como moneda de curso legal.

El Salvador fue el primer país en adoptar el bitcoin como moneda de uso legal, y en febrero de este año será también pionero en emitir u$s1.000 millones en bonos ligados a esta criptodivisa a través de Blockstream. Gonzalo Bernardos, profesor Titular de Economía de la Universidad de Barcelona, afirmó que "lo que está haciendo El Salvador es sustituir deuda en dólares por deuda en bitcoin. El dólar ya es una moneda que fluctúa, pero el bitcoin es una fluctuación loca". En ese sentido, el economista afirmó que puede ser "una bomba de tiempo".

La calificación de Moody’s para la nación centroamericana es de Caa1, lo que implica un riesgo crediticio alto. El gobierno de Nayib Bukele anunció la compra de 1.391 bitcoins con fondos públicos, es decir que El Salvador desembolsó 71 millones de dólar aunque no se sabe con certeza, porque no hay datos oficiales. Con esto, la calificadora estima que las operaciones implicaron una pérdida considerando la reciente caída del precio del Bitcoin y que podría seguir en descenso.

Vale recordar que los bonos de El Salvador fueron los de peor desempeño en los mercados emergentes en el 2021 y según los analistas, el valor de la criptomoneda podría descender cotizar en mínimos de u$s30.000.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) el endeudamiento bruto de El Salvador podría alcanzar el 98,6% de su PBI en los próximos cinco años.

Dejá tu comentario