12 de junio 2013 - 19:38

BM critica control de precios y advierte por faltante de productos

Según el BM, los controles de precios han contenido parcialmente la inflación, pero pueden llevar a faltantes de ciertos productos.
Según el BM, los "controles de precios han contenido parcialmente la inflación, pero pueden llevar a faltantes de ciertos productos".
El Banco Mundial espera que el crecimiento en la Argentina se acelere a 3,1% en 2013 impulsado por un cosecha récord y una mayor demanda por parte de Brasil. El pronóstico forma parte del informe Perspectivas económicas mundiales (GEP, por sus siglas en inglés) dado a conocer hoy.

Sin embargo, la entidad advierte que se espera que el crecimiento PBI de Argentina se mantenga por debajo de su potencial como consecuencia de las distorsiones introducidas en distintas políticas orientadas a contener la inflación que afectan las inversiones y el aumento de la productividad.

Cabe señalar, por otra parte, que las proyecciones de los economistas privados se encuentran divididas, ya que mientras algunos tienen pronósticos en línea con el Banco Mundial, otros estiman que el crecimiento será menor, del orden del 1 a 2% en el año en curso.

El informe prevé que el crecimiento en el país podría verse debilitado como consecuencia de un endurecimiento fiscal resultante de dificultades en las condiciones de financiamiento y de menores precios de las materias primas.

En el caso específico del sector industrial, el Banco Mundial afirma que es posible que la producción manufacturera en el país se vea debilitada como resultado de la implementación reciente de políticas que restringieron el acceso a las divisas para la importación de bienes de capital esenciales.

El informe sostiene que la inflación anualizada se aceleró en el cuatro trimestre del año pasado, para luego moderarse recientemente en parte reflejando los menores precios de las materias primas. De todas formas, la inflación anual, sostiene, se mantiene "tercamente alta en parte reflejando las restricciones a las importaciones combinadas con flojas políticas".

Señala, al respecto, que los "controles de precios han contenido parcialmente la inflación, pero pueden llevar a faltantes de ciertos productos". 

El trabajo de Perspectivas económicas mundiales también advierte que, para los exportadores de materias primas, posibles declinaciones en los precios de estos productos podrían provocar tanto una reducción en los ingresos del gobierno como de divisas, inyectando presión al tipo de cambio y al gasto gubernamental "en aquellos países como la Argentina y Venezuela donde ya los déficits son altos".

Entre los aspectos positivos, sostiene que las inversiones directas a las economías de América Latina crecieron 10%, sostenidas por los todavía altos (aunque debilitándose) precios de las materias primas y una creciente inversión proveniente de los Estaos Unidos, especialmente con destino a la Argentina, Chile y Colombia.

Los mercados financieros mundiales se han mantenido mayormente en calma desde el comienzo del año, sostiene el Banco, con una declinación en los valores de los certificados de cobertura por posibles default (CDS en sus siglas en inglés).

"Las principales excepciones corresponden a los CDS de Egipto y la Argentina" señala el Banco, para luego sostener que las tasas de los CDS argentinos aumentaron por la incertidumbre generada por la decisión de un juzgado de los Estados Unidos referido al repago a los acreedores que no participaron en la reestructuración de la deuda.

El crecimiento económico se desaceleró abruptamente en América Latina y el Caribe en 2012, con lo cual la región registró el peor desempeño entre todas las zonas no desarrolladas del mundo, después de Europa en desarrollo y Asia central.

Un entorno externo débil y la contracción de la demanda interna contribuyeron en gran medida al mediocre crecimiento del PIB regional, estimado en 3% en 2012 (4,3% en 2011).

El crecimiento de Brasil, la principal economía de la región, perdió notoriamente su impulso para llegar a una cifra estimada de 0,9% en 2012, de un ya modesto 2,7% en 2011; mientras que en Argentina, el crecimiento se contrajo de 8,9% el año pasado a apenas un 2%, de acuerdo con las cifras del Banco Mundial.

Se espera que el crecimiento en América Latina y el Caribe se fortalezca en forma marginal a 3,3% en 2013, ya que la disminución de los precios de los productos básicos y la deprimida actividad mundial harán sentir sus efectos.

El crecimiento se verá de algún modo fortalecido en Argentina y Brasil, luego de haber estado muy debilitado, mientras que disminuirá en la mayoría de los exportadores de productos básicos, de acuerdo con los pronósticos de la entidad.

Se prevé que el crecimiento de Brasil se acelerará a 3,4% en 2013, impulsado por políticas de adaptación monetaria y fiscal, cuyos plenos efectos aún están por verse.

En otros lugares de la región, el desarrollo fue relativamente positivo, si bien más débil que en 2011. Chile registró un activo desempeño con un crecimiento estimado en 5,8% en 2012, al igual que Panamá (10%) y Perú (6,3%).

Por otra parte, después de una contracción que duró varios meses, el comercio mundial se está expandiendo otra vez, aunque se espera que lo haga solo 4% en 2013, muy por debajo del nivel previo a la crisis, de 7,3%.

A pesar de la debilidad en las economías de ingreso alto, parte de la resiliencia del comercio mundial, sostiene el informe, se debe a la rápida expansión de la actividad comercial Sur-Sur.

Más del 50% de las exportaciones de los países en desarrollo se destinan ahora a otros países en desarrollo. Incluso sin considerar a China, el comercio Sur-Sur ha crecido en un promedio de 17,5% al año en la última década, con una expansión del comercio de productos manufacturados tan rápida como el de los productos básicos.

Menos riesgo

"Los riesgos de las economías avanzadas se han relajado y el crecimiento sigue afirmándose, a pesar de la actual contracción en la zona del euro", afirma el informe. Sin embargo, considera que la recuperación en las naciones en desarrollo será modesta debido a las limitaciones en la capacidad de varios países de ingreso mediano.

Se espera que el PIB global se expanda alrededor de 2,2% este año y se fortalezca a 3,0% y 3,3% en 2014 y 2015. Según las proyecciones, el PIB de los países en desarrollo bordeará los 5,1% en 2013, para fortalecerse a 5,6% y 5,7% en 2014 y 2015, respectivamente.

El informe del Banco Mundial destaca que el crecimiento en Brasil, India, Rusia, Sudáfrica y Turquía se ha visto frenado por cuellos de botella por el lado de la oferta. Aunque el organismo estima que los riesgos externos han disminuido, entiende que es poco probable que el crecimiento de estos países llegue a los niveles previos a la crisis a menos que se apliquen reformas por el lado de la oferta.

El trabajo indica que el crecimiento de China ha reducido su ritmo a medida que las autoridades buscan formas de reequilibrar la economía. Al observar las tendencias regionales más amplias para este año, se espera que la región de Asia oriental y el Pacífico crezca en 7,3%, Europa y Asia central en 2,8%, América Latina y el Caribe en 3,3%, Oriente Medio y Norte de África en 2,5%, Asia meridional en 5,2% y África al sur del Sahara en 4,9%.

En el caso de los países de ingreso alto, la consolidación fiscal, las altas tasas de desempleo y una confianza todavía débil de las empresas y los consumidores continúan moderando el crecimiento este año, que será de un modesto 1,2% y se afirmará en 2,0% en 2014 y en 2,3% en 2015.

Se calcula que la zona del euro se contraerá en 0,6% en 2013, en comparación con la proyección anterior de 0,1%, mientras se prevé una lenta mejoría para alcanzar un modesto 0,9% en 2014 y 1,5% en 2015.

"Aunque hay señales de esperanza en el sector financiero, la ralentización de la economía real está resultando inusualmente larga", afirmó Kaushik Basu, vicepresidente y primer economista del Banco Mundial.

"Esto se ve reflejado en la tasa de desempleo obstinadamente alta en las naciones industrializadas y en la actual alza en la zona del euro, y en el lento crecimiento de las economías emergentes, con la caída del crecimiento anual de India por debajo del 6% por primera vez en 10 años", concluye.

Dejá tu comentario

Te puede interesar