Brasil paga más, pero sólo por 4% del gas

Economía

Brasilia (Reuters) - Brasil aceptó pagar más por alrededor de 4% del gas natural que importa desde Bolivia, accediendo parcialmente a los reclamos de ese país, pero continuará negociando por el grueso del fluido, dijeron ayer funcionarios brasileños, luego de extensas conversaciones en Brasilia entre el visitante presidente boliviano, Evo Morales, y su colega de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Brasil ofreció un alza para el valor del gas que llega al estado de Mato Grosso, en el centrooeste del país, donde abastece una usina térmica consumiendo una parte mínima de las importaciones brasileñas del fluido.

«El precio del gas de Cuiabá era desactualizado e injusto, entonces ese precio está siendo corregido», dijo a la prensa el canciller de Brasil, Celso Amorim, mencionando la capital de Mato Grosso, donde se encuentra la usina.

Amorim dijo que el tema del gas era centro de las conversaciones de Morales y sus ministros en el país, pero también se abordó la cooperación en el área rural boliviana por parte de Brasil, el tráfico de drogas desde Bolivia y posibles nuevas inversiones brasileñas en el país del altiplano.

«Gran parte de esa negociación sobre los acuerdos se está desarrollando», dijo Amorim al indicar que Morales realizaba una visita de Estado, pero también de negociaciones, al punto que le debió ceder su despacho para que analizara a solas con sus asesores los acuerdos en consideración.

Previamente, el asesor de Lula en asuntos de política exterior, Marco Aurelio García, indicó en declaraciones a una televisora local que se había encontrado una salida técnica para aumentar el precio del gas consumido en Cuiabá.

«Hay un problema inmediato, que es el precio del gas en Cuiabá, que está muy bajo. Nosotros reconocemos eso, para lo cual ya hay una alternativa técnica», dijo a TV Globo. «En ese particular, el presidente Morales tendrá una respuesta positiva», agregó.

La petrolera estatal brasileña, Petrobras, que extrae gas en Bolivia y opera el gasoducto entre los dos países, «no tiene nada que ver con esa operación» del gas importado a Cuiabá, dijo, por su parte, el presidente de la compañía, José Sérgio Gabrielli, quien participó de las conversaciones.

Petrobras y su similar boliviana-YPFB han estado negociando el precio del gas desde mayo, cuando Morales nacionalizó los hidrocarburos de su país y reclamó un aumento del gas exportado a Brasil.

El producto que llega a Cuiabá alcanza a 1,2 millón de metros cúbicos diarios, de un total importado por Brasil de hasta 30 millones.

El gas actualmente enviado por Bolivia a Cuiabá tiene un valor de u$s 1,09 por millón de BTU (unidades térmicas británicas), muy por debajo de los u$s 4 por millón de BTU que Petrobras abona por el llevado a San Pablo por el gasoducto que llega desde Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

Morales reclama un incremento a u$s 5 por millón de BTU para el precio del fluido, similar al que paga la Argentina desde julio.

Petrobras, por su parte, sostiene que no modificará la fórmula de ajuste del fluido que transporta a San Pablo y que fue fijada en un contrato con vencimiento en 2019. El mecanismo prevé variaciones trimestrales de acuerdo con la evolución del precio de una canasta de tipos de crudo.

Morales llegó a Brasilia ayer a la mañana acompañado por sus ministros de Hidrocarburos, Carlos Villegas, y de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca.

También arribaron más tarde otros ministros bolivianos, quienes se incorporaron a las conversaciones luego de que problemas climáticos demoraron la partida del avión que los transportaba desde Bolivia.

Dejá tu comentario