Bueno: el fondo Templeton estudia quedarse en el país

Economía

El mercado de capitales recibiría una buena noticia. Templeton está desde hace unas semanas estudiando permanecer en el mercado de capitales, y eventualmente reactivar algún tipo de apuesta en el país. El fondo de inversión repensó su decisión de abandonar sin más, contabilizando pérdidas millonarias (en dólares), y relanzó su relación con el Ministerio de Economía, recreando algún buen clima de dialogo y pensando en lo que puede ser algún tipo de recuperación del mercado de deuda local.

Mientras tanto, no vendería, al menos no masivamente, sus posiciones que aún le quedan en el mercado local. Si hay salida de capitales, es por la decisión particular y personal de clientes que ordenan esa estrategia. Y no por algo estructural. En la próxima etapa del “pacto de caballeros” entre el gobierno y los fondos de inversión, que implica la salida de posiciones en pesos y la habilitación ordenada de compra de dólares en el mercado MEP o CCL, el abandono de posiciones locales de parte de Templeton no sería tan dramática. Y manejable. Una posición similar a la que este medio describió ayer con el fondo Pacific Investment Managment Co. (PIMCO). Será el 30 de noviembre, cuando venza el Bono del Tesoro Nacional Vinculado al Dólar Estadounidense (BOTE 2021, T2V1) emitido originalmente el 8 de octubre del 2020 por unos u$s1.700 millones en moneda local ligados a la evolución del dólar (dólar linked) y que tiene a estos dos fondos como tenedores estrella.

La casa que maneja Michael Hasenstab había comenzado en mayo pasado su salida de los bonos en moneda local, desarmando también todas sus posiciones en moneda internacional. Sumando y restando, los balances internos de Templeton afirmaban que en sus excursiones criollas perdió unos u$s1.500 millones; sin contar su participación en el canje de deuda soberana emitida bajo legislación internacional y algunas participaciones en colocaciones de deuda provinciales.

La historia

El fondo es dirigido por una leyenda de las finanzas. Michael Hasenstab, uno de los pocos financistas top a nivel mundial que puede mostrar como cucarda, el haber superado exitosamente la crisis de 2008. Casi al nivel de otro gran acreedor del país, hoy muy mencionado: BlackRock, de Larry Fink. Hasenstab puso a comienzos de 2018 su mira en un mercado poco explorado hasta el momento: la Argentina, donde una gestión “market friendly” y donde un conocido Luis Caputo ejercía el rol de ministro de Finanzas y prometió una operación espectacular. El 14 de mayo de 2018, cuando el país lanzó una megaoperación de colocación de deuda, a través de la reapertura de la colocación de los Bonos del Tesoro 2023 y 2026, Templeton ingresó con sus primos hermanos del Black Rock por casi u$s3.000 millones. Era parte de la estrategia de Luis “Toto” Caputo, que esa semana se jugaba parte de su prestigio de “el Messi de las finanzas locales”, intentando la renovación de unos u$s30.000 millones en aquellos megavencimientos de Lebac de un martes al mes. Caputo no sólo logró la renovación del 100% de las Letras, sino que además pudo colocar la operación de los Bote con el desembarco de Templeton.

Dejá tu comentario