Cajeros: hay 3.500 que ya cumplieron su vida útil

Economía

Hoy en la Argentina hay unos 8.500 cajeros automáticos, de los cuales unos 3.500 están más que amortizados y cercanos al fin de su vida útil. Pero la situación mejoró ostensiblemente en relación con 2002, y muchas entidades financieras están encarando la renovación de sus parques de ATM (por sus iniciales en inglés). Por eso este año nuestro negocio se septuplicará respecto de 2002.»

Sin dar cifras en pesos o dólares de cuánto representa esa septuplicación, Gustavo Nussenovich, CEO de NCR Argentina, explica que la empresa está viviendo una especie de «resurrección» a nivel global que incluso sorprende a los analistas bursátiles. Es que hace un año la clásica compañía -cuyas iniciales significaban National Cash Registerer, o sea, «Empresa Nacional de Cajas Registradoras»- decidió separar sus negocios de máquinas (registradoras, cajeros automáticos, soluciones para autoservicio, etc.) y dejarlos en la NCR original, y crear una segunda compañía denominada Teradata que se ocuparía de todo lo que tiene que ver con «warehousing»(almacenamiento de datos para terceros).

En el debut de ambas acciones, previsiblemente, Teradata superó largamente a la madre de la que se había separado; sin embargo, un año más tarde, las cosas cambiaron y la que parecía ser la cenicienta se convirtió en la princesa a la que le calzó el zapatito de cristal.

«Hay una explosión del autoservicio en todo el planeta. En la Argentina ya estamos trabajando el Patagonia y estudiando con varios bancos la instalación de quioscos que determinan el tiempo que cada cliente tendrá que esperar para ser atendido. Esto permite además ordenar las filas y regular lo que se llama el 'flujo en las sucursales'», dice el ejecutivo.

Relata, además, que buena parte de los «check-ins» en los aeropuertos de Estados Unidos ya se hace en quioscos en los que el pasajero sólo interactúa con la pantalla. «¿Eso es bueno o malo? Mire: ¿cuántas veces llegó al mostrador con un asiento de ventanilla asignado y pidió cambio por pasillo? ¿No le dio la impresión de que la empleada, que nunca lo miró a los ojos, ni siquiera se fijó si había pasillo antes de decirle que no? En cambio, en esos quioscos usted ve toda la cabina, la disponibilidad de asientos, y puede hacer el cambio usted mismo. También estamos trabajando en Estados Unidos con Blockbuster en unas máquinasque 'queman' el DVD en el momento: si usted va a la sucursal y pide 'Lo que el Viento se Llevó' y no lo tienen, el quiosco se lo pide al sistema, que envía el film en un microsegundo, lo pasa a un DVD y usted se lo lleva a su casa.» Esto, está de más decirlo, podría salvarle la vida a la cadena de videoclubes que -al menos en la Argentina- hoy factura más vendiendo galletitas y helados que alquilando películas.

En lo que hace a los ATM (automatic telling machines), Nusenovich admite que durante la crisis «la inversión de los bancos en estos aparatos fue casi cero, pero la presión social sobre estas máquinas obligó a la actualización: cada vez que hay un problema con un cajero sale en los medios...», dice. Y si bien dice desconocer el hecho, en el mercado financiero es un secreto a voces que el gobierno está ejerciendo presión sobre las entidades para que incrementen el parque de ATM.

De los 8.500 que hay en el país, divididos casi en partes iguales entre las redes Link y Banelco, tres marcas se reparten el mercado en porcentajes difíciles de determinar: si bien NCR la encabezaría con cerca de 45%, los alemanes de Diebold -recientemente adquirida por la estadounidense United Technologies, dueña también de los ascensores Otis- e IBM (que distribuye, pero no fabrica la marca Wincor) también pelean el liderazgo. «Creo que, por la edad promedio del sistema, habría que cambiar no menos de 3.500 que tienen más de 10 años», afirma Nusenovich.

La dificultad para esta renovación es, obviamente, económica: un simple «cash dispenser» (que sólo permite retirar y depositar fondos) cuesta u$s 10.000; los aparatos más complejos, en los que se pueden pagar facturas, por caso, trepan a los u$s 15.000.

Dejá tu comentario