El agro liquidó 10% menos y se avanza en diferencial de retenciones para soja

Economía

Remarcan que el actual esquema también perjudica a los productores. El proyecto prevé bajar 3 puntos del tributo para los subproductos.

La liquidación de divisas del agro registró una caída interanual del 10,5% en los primeros siete meses del año, al anotar un total de u$s11.600 millones, versus los u$s12.900 millones conseguidos en el mismo período del año anterior, de acuerdo a las estadísticas la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC). Según observan desde el sector, esta merma se explica en primer término por la caída de los precios internacionales de los principales cultivos, a lo que se suma además la primarización de las exportaciones locales, es decir que siguen en aumento los envíos de poroto de soja, en detrimento de productos con mayor valor agregado como aceites y harinas.

Ante este panorama el Gobierno mira de cerca la performance del complejo sojero y avanza con su decisión de reestablecer un diferencial de retenciones, con el objetivo de promover las exportaciones de productos industrializados. Incluso el propio ministro de Agricultura, Luis Basterra, lo reconoció públicamente. De todas formas, remarcan que no se buscará incrementar el tributo para el poroto, sino más bien bajarlo para los subproductos.

La estocada final, y que terminó por convencer al Gabinete económico fue el último informe del INDEC respecto de las exportaciones de junio, en donde claramente se advierte un crecimiento exponencial en las exportaciones de poroto de soja. El avance interanual de este producto pasó del 19% en el acumulado enero a mayo al 48% en el acumulado enero a junio, mientras que la harina y el aceite se mantienen en ratios relativamente estables de entre el 4% y el 28% de crecimiento interanual, siempre en términos de valor. La lectura oficial es que no solo las arcas estatales se ven perjudicadas ante la menor recaudación por retenciones , sino que también el productor consigue un menor precio por su cosecha. Así es, según los cálculos, la industria aceitera que pagaría entre 10 y 15 dólares por tonelada por debajo del valor que ofrecen los exportadores de poroto de soja que luego exportan sin industrializar.

Bastante más contundente fue el analista agropecuario Pablo Adreani, quien en una columna de opinión replico: “Si se considera el menor precio que debió pagar la industria para no tener márgenes de molienda negativos, y aun así el sector ha perdido competitividad, la mala decisión oficial adoptada por el Gobierno anterior trajo perjuicio sobre los ingresos de las empresas agropecuarias. Se estima que durante todo 2019 los productores de soja perdieron ingresos por u$s700 millones de dólares, por el menor precio de la soja.

Sólo en el último semestre de este año, los productores perdieron ingresos por u$s300 millones. Es decir que los productores perdieron ingresos, en los últimos 18 meses, por más de u$s1.000 millones, como consecuencia de la aplicación de las retenciones “bobas” implementadas por el gobierno anterior”

En tanto, y en esta nueva etapa en la que el Gobierno quiere de aliado al sector agroindustrial, más específicamente al Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y su plan para exportar u$s100 millones al año, antes del anuncio de la medida se buscaría un pleno consenso con esa nueva coalición agroindustrial que vino a fomentar el diálogo entre las partes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario