Colectiveros debutaron pidiendo 20% de aumento

Economía

Sin respetar 15% que, de manera informal, Hugo Moyano ya negoció con el gobierno para «ordenar» la discusión salarial de este año. El gremio UTA -principal sostén del camionero en la CGT- inició ayer la pulseada con un reclamo de suba superior a 20%.

Por la tarde, en el Ministerio de Trabajo, la cúpula de la UTA -que nuclea a colectiveros y a trabajadores de subtes-se reunió con las cámaras empresarias y aunque, oficialmente en el primer contacto «no se habló de números», el gremio planea elevar un pedido de «más de 20%».

Lo de UTA, sindicato que inauguró las rondas de paritarias, no es un caso aislado: otro gremio poderoso, socio también de Moyano, La Fraternidad, se sentará a la mesa el 1 de febrero con una propuesta similar. Los maquinistas solicitarán un aumento de 20%.

Toda una paradoja: UTA, aliado histórico de los Camioneros de Moyano desde la MTA, y La Fraternidad, que se alineó con el jefe de la CGT por las buenas artes de Julio De Vido, los más activos defensores del marplatense, son quienes «desafían» el parámetro de 15%.

Puede ser, claro, todo un simulacro. En definitiva, Néstor Kirchner le hizo saber a Moyano por al menos dos vías, Julio De Vido y el jefe de Gabinete Alberto Fernández, que la suba salarial que autorizará el gobierno para este año será de 15%. Moyano, además, aceptó.

Frente a esa cifra consumada, sólo parece quedarles un atajo. Como Camioneros recién inicia su paritaria a fines de febrero, quizá para esa fecha tanto la UTA como La Fraternidad podrían tener cerradas sus propias negociaciones sectoriales con otros números. Es difícil.

Por lo pronto, la UTA que ahora dirige al menos formalmente, Roberto Fernández, luego del accidentado renunciamiento de Juan Manuel Palacios, inició la ronda de negociaciones con los empresarios con la amenaza de pedir «por encima de 20%» según confió una fuente gremial.

Lo mismo hará Omar Maturano cuando, a principios del mes próximo, se siente a discutir los sueldos con las empresas ferroviarias. En esos casos habrá que mirar el número blanco y el incremento oculto. ¿En 2006 no hubo, acaso, subas de más de 30% cuando en teoría eran de 19%?

-¿Y la pauta de 15% que acordó la CGT con el gobierno? le preguntó ayer este diario a un jefe sindical. -Que la CGT se encargue del salario mínimo y de las jubilaciones. Pero que cada gremio haga el mejor arreglo que pueda en su sector-respondió.

  • Divisiones

    Con la CGT fracturada en tres bloques -el moyanismo, los «gordos» y el barrionuevismola pulseada salarial podría volverse caótica al menos comparada con la de 2006 que se ordenó a partir del acuerdo de 19% que selló, de paso por la Casa Rosada, Moyano para sus camioneros.

    El gremio que comanda Pablo Moyano, hijo del jefe de la CGT, se prepara para estrenar su paritaria a fines de febrero y lo hará, según confiaron ayer desde Camioneros, con un pedido de incremento de alrededor de 15%. Son, se supone, más obedientes. Lo mismo ocurre con otros socios de Moyano en la CGT. Los sindicatos portuarios, reunidos en un club de doce gremios, recién la semana que viene se juntarán para acordar una pauta global del sector para luego llegar a la discusión con empresarios.

    «Queremos ver los indicadoresdel primer trimestre para después plantear nuestras necesidades» confió un vocero del sector que adhiere a la teoría de Héctor Recalde de que la negociación salarial «no tiene piso ni techo».

    La Federación Marítima, que comanda Cayo Ayala flanqueado por Juan Carlos Schmidt, pretende confeccionar su propia guía de negociación salarial que, en principio, no estaría lejos de 15% que el gobierno considera oportuno y Moyano acepta sin pataleos.

    Otros aliados de Camioneros, como el panadero Abel Frutos, proyecta discutir un aumento superior a la pauta «oficial» con el argumento de que los salarios del sector son los «más bajos de todas las actividades». Los panaderos pretenden que el piso sea de 20%.

    Al margen de la CGT, con otro enfoque, la CTA estrenó ayer sus reclamos mientras espera que se concrete la cumbre que Kirchner le prometió, a fines de diciembre a Huyo Yasky para hablar sobre el reclamo de personería gremial que realiza la central de avenida Independencia.

    Más cercanos a Kirchner que Víctor De Gennaro, la nueva cúpula no se privó ayer de pedir que se reabra la discusión en el Consejo del Salario y se apure el debate en torno del salario mínimo que, según dijo el secretario adjunto de la CTA, Pedro Wasiejko, debería ser «la canasta básica» que, a diciembre, se ubica en 2.207 pesos.

    P.I.
  • Dejá tu comentario