Congreso de EEUU aprobó paquete de ayuda al sector inmobiliario

Economía

El Senado de Estados Unidos aprobó hoy con 72 votos a favor y 13 en contra el proyecto de ley ideado para hacer frente a la crisis en el sector inmobiliario y que contempla un paquete multimillonario de ayudas.

Tras la aprobación en la Cámara de Representantes, el paquete de ayudas recibió luz verde del Senado. Entre otros, este proyecto de ley prevé que el gobierno acuda al rescate de las financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, que casi rozan la bancarrota por la crisis en el mercado inmobiliario.

Además, la propuesta contempla garantías estatales de 300.000 millones de dólares (190.000 millones de euros) para créditos inmobiliarios, lo que significa para los hasta 400.000 propietarios altamente endeudados y a punto de verse obligados a entregar su casa, que podrán refinanciar la deuda con condiciones más favorables.

El presidente estadounidense, George W. Bush, firmará la ley a la mayor brevedad para que entonces entre en vigor.

Según el "New York Times, especialistas y congresistas opinan que el paquete de ayuda significa un gran cambio del papel que asume el gobierno en el mercado inmobiliario estadounidense.

En un principio, Bush tenía previsto hacer fracasar el proyecto haciendo uso de su poder de veto debido a que la legislación proveía 4.000 millones de dólares (2.500 millones de euros) a las autoridades de localidades que hubiesen sido gravemente afectadas por la crisis de pagos para comprar propiedades en remate.

La Casa Blanca se oponía por considerar que una medida semejante abriría las puertas a la especulación y a los prestamistas de dudosa reputación. Sin embargo, ante la dramática situación, el gobierno prefiere evitar las "largas luchas" que generaría un veto, afirmó una portavoz anteriormente.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, pidió al Congreso que se aumentara provisoriamente el crédito público concedido a Fannie Mae y Freddie Mac, inicialmente de 2.250 millones de dólares (1.400 millones de euros).

Haciendo alusión a la posible ayuda gubernamental, Paulson quiso hacer llegar un mensaje de calma al mercado. En caso necesario, el Estado norteamericano también estaría dispuesto a adquirir acciones de las entidades hipotecarias.

El documento expedido hoy prevé una mayor supervisión del sector por parte del Estado. También eximirá del pago de impuestos a jóvenes propietarios por un valor de 15.000 millones de dólares.

Por otra parte, el paquete incluye 180 millones de dólares a ser destinados en asesoramiento legal para propietarios que hayan contraído serias deudas.

El presidente de la Comisión Bancaria del Senado, el demócrata Christopher Dodd, afirmó que el proyecto es "la legislación inmobiliaria más importante que se haya expedido en la última generación".

Dejá tu comentario