Domingo Cavallo se sumó a los anticuarentena: "La gente quiere volver a trabajar"

Economía

El exministro de Economía Domingo Cavallo publicó una crítica en su blog a la cuarentena y la gestión económica durante la pandemia. "El pedido de mucha gente, que quiere volver a trabajar, es muy razonable", sostuvo.

El exministro de Economía durante el menemismo Domingo Cavallo, dedicó un post de su blog personal a dar su opinión sobre la cuarentena, la que pidió levantar en todo el país para reactivar recuperar el trabajo, en perjuicio de los posibles nuevos contagios que esto podría generar y dándole mayor importancia a la economía en la ecuación.

"El pedido de mucha gente, que quiere volver a trabajar, es muy razonable. Impedir que lo haga, aun cuando ayude a aplanar la curva de infectados por el coronavirus, puede aumentar la mortalidad general. No hace falta ser infectólogo para saberlo", sostuvo el artífice del Uno a uno bajo el título de "La gente pide que se levante la cuarentena porque quiere volver a trabajar".

Cavallo se sumó así a los anticuarentena como los que publicaron la carta que cuestionó al gobierno de Alberto Fernández por su gestión económica durante la pandemia y lo tildaron de una "infectadura". El funcionario menemista llamó decididamente a levantar la cuarentena en todo el país con la excepción del "AMBA y quizás, algunos otros pocos distritos acotados, del interior del país".

Algunas de las frases más polémicas de su artículo:

  • No se trata de una opción entre la salud y la economía, sino de una opción entre prevenir la infección del coronavirus y el trabajo. El pedido de mucha gente, que quiere volver a trabajar, es muy razonable. Impedir que lo haga, aun cuando ayude a aplanar la curva de infectados por el coronavirus, puede aumentar la mortalidad general. No hace falta ser infectólogo para saberlo. Es de sentido común.

  • Sin ingresos, muchas familias, que pasarán a ser pobres cuando antes no lo eran, no van a poder cuidar la salud de sus miembros como lo hacían cuando tenían trabajo e ingresos. Se trata de la misma alerta que señalan médicos clínicos, cardiólogos y oncólogos, que ven con gran preocupación, la tendencia de muchas personas a ignorar síntomas de enfermedades cuya atención rápida es esencial, por temor a concurrir a un hospital.

  • Las cifras de caída del nivel de actividad en los distintos sectores de la economía, disponibles en algunos casos hasta abril y en otros sólo hasta marzo, son alarmantes y (muy probablemente) los datos de mayo serán aún peores.

  • Si la cuarentena generalizada se prolonga hasta fines de junio, no debería sorprender que la caída del PBI en el segundo trimestre del año con respecto al mismo período del año anterior, sea del orden del 25%. Y el desempleo, si se midiera como se lo hace en los Estados Unidos o en Europa, países que tienen un ágil sistema de seguro de desempleo, difícilmente será menor al 25% de la población económicamente activa.

  • Dentro de este negro panorama, es alentador advertir que, por decisión de algunos gobiernos locales, la cuarentena está comenzando a flexibilizarse.

  • Lo que está ocurriendo en las provincias sugiere que el Gobierno Nacional debería decretar cuanto antes, el final de la cuarentena en todo el territorio Nacional, con la excepción del Área Metropolitana de Buenos Aires, y, quizás, algunos otros pocos distritos acotados, del interior del país. Y aun para los distritos en los que continúe la cuarentena, ésta no debería prolongarse mucho tiempo más. Sobre todo, ahora que los dos meses de cuarentena han dado tiempo al gobierno para reforzar el sistema de salud y hay amplia disponibilidad de camas de cuidados intensivos y respiradores artificiales.

  • Más temprano que tarde, el distanciamiento social deberá alentarse confiando en el sentido de responsabilidad ciudadana, como ocurre desde el vamos en Uruguay, con muy buenos resultados.

  • La inflación está contenida, pero será un problema grave en el segundo semestre.

  • La enorme expansión monetaria a la que se ve obligado el Banco Central para financiar el déficit fiscal, preanuncia problemas inflacionarios muy serios tan pronto como la economía comience a normalizarse.

Dejá tu comentario