Por primera vez en cinco décadas, Cuba abrió una convocatoria para empresas privadas

Economía

El decreto establece que los negocios más pequeños podrán tener desde uno hasta 10 empleados y los grandes hasta 100. Estas reformas llegan tras la crisis política que desató las protestas opositoras en rechazo al desabastecimiento y los cortes de luz.

Después de cinco décadas, los cubanos podrán abrir pequeñas y medianas empresas privadas y hasta aspirar a contratar empleados, como parte de una serie de medidas de apertura económica del actual gobierno de Cuba comandado por Miguel Díaz-Canel.

A partir de esta semana y según el Decreto-Ley 46, se reconocerán diferentes tipos de propiedades y participantes económicos llamados “actor que incide en la transformación productiva del país” y le darán la forma de Sociedad de Responsabilidad Limitada, SRL.

El decreto establece que los negocios más pequeños podrán tener desde uno hasta 10 empleados y los grandes hasta 100. Antes deberán inscribirse en el registro mercantil y ser aprobadas por el Ministerio de Economía. En la nueva disposición económica, el gobierno cubano permitirá todas las actividades, con algunas excepciones, como la edición de diarios o revistas, la educación o las relacionadas con profesiones como arquitectos o abogados.

“Había un eufemismo para llamar al dueño de un restaurante cuando había contratado a 70 trabajadores. En la práctica ya era necesario crear sociedades legales. Creo que lo positivo de estas normas legales es que han llegado”, opina el economista Omar Everlenys Pérez. Estas reformas llegan tras la crisis política que desató las protestas opositoras en julio, cuando miles de personas salieron a las calles en rechazo al desabastecimiento y los cortes de luz. En 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) de la isla retrocedió un 11%.

En el primer día de la convocatoria para abrir pequeñas y medianas empresas en Cuba, se presentaron 75 solicitudes, informó el Ministerio de Economía. Las pequeñas y medianas industrias (PYMES) en la isla fueron clausuradas o absorbidas por el Estado en el marco de una ofensiva contra la propiedad privada en 1968. También permitirá la conformación de cooperativas.

Una tímida reforma de apertura arrancada por el expresidente Raúl Castro ya había permitido la iniciativa privada, pero siempre como trabajo autónomo y no como empresas con personalidad jurídica propia, como lo reclamaban emprendedores y expertos. Las autoridades informaron que en esta primera “convocatoria” darán entrada a las solicitudes de reconocimiento para pymes de producción de alimentos o que tengan desarrollo tecnológico como firmas de Software.

Temas

Dejá tu comentario