Danone: pone en revisión el negocio local, pero no quiere irse del país

Economía

Desde la filial local explican que la Argentina ocupa un lugar estratégico en su portfolio global. Pondrán la lupa en la rentabilidad y el incremento de los costos. Apuestan a sus nuevos lanzamientos para ganar mercado.

Ni desinversión ni éxodo. La láctea francesa Danone anunció que pone en revisión su negocio local, pero eso no significa abandonar un mercado en el que está presente hace más de 25 años, según explicaron a Ámbito fuentes de la filial argentina. Lo que seguiría de ahora en más será una revisión pormenorizada de sus costos, luego de que el año pasado su casa matriz inyectara 110 millones de euros para compensar la rentabilidad negativa.

“El Grupo Danone revisará estratégicamente el desempeño de algunos activos; y Argentina forma parte de esa estrategia revisión. Como empresa revisamos constantemente nuestro portfolio para asegurarnos que esté alineado con nuestras metas y objetivos. Este proceso está por comenzar y, por lo tanto, no implica ninguna opción concreta. Argentina es importante para el portfolio de Danone global y esta decisión no cambia esa visión”, explicaron formalmente desde la compañía, haciendo hincapié en que la última frase es clave.

En concreto, la casa matriz se ve obligada a poner la lupa sobre el negocio argentino luego de dos años de rentabilidad negativa y la posterior caída a raíz de la pandemia de coronavirus. La empresa que está presente en el país desde 1994 tuvo que afrontar pérdidas por primera vez en 2018 y 2019 y en ese período fue cuando se inyectaron 110 millones de euros para sostener a la filial local; para este 2020 se espera, en tanto, otro aporte de capital teniendo en cuenta el incremento de los costos operativos.

La realidad es que el panorama que hoy atraviesa Danone argentina es calcado a lo que les sucede a otras grandes lácteas locales. La situación se agravó a partir de la pandemia de coronavirus, pero los problemas comenzaron hace más de dos años y se agudizaron en 2019 junto con la debacle económica que experimentó la Argentina producto de las megadevaluaciones de la moneda.

A este escenario también se le suma la más que preocupante caída del consumo en el mercado doméstico. Según fuentes industriales, desde 2010 a la fecha el yogur perdió presencia en el 24% de los hogares del país, lo que significa que más de 3,2 millones de familias argentinas dejaron de consumir este alimento considerado esencial.

Otro ítem clave que afecta al negocio lácteo local son los controles de precio que le ponen freno al incremento de las góndolas mientras los costos aumentan en promedio más del 40% a raíz de las mejoras salariales entre otros factores.

A pesar de esta situación, Danone busca ganar mercado de la mano de nuevos lanzamientos como leches vegetales, con la marca Silk y la renovación de su línea de yogures Yogurísimo, marca con la cual lidera el mercado local, con las variedades reducido en lactosa, descremado y estilo artesanal con sólo tres ingredientes.

En tanto, a nivel global el Grupo Danone también afronta un escenario complejo a partir de la pandemia de coronavirus y resultados económicos adversos. En los primeros nueve meses del año la compañía facturó poco más de 18.000 millones de euros, lo que representa una caída interanual de alrededor del 5,4%. En este marco, su directorio está en la búsqueda de un nuevo director financiero tras la salida pautada en febrero del año que viene de la ejecutiva Cécile Cabanis,

Dejá tu comentario