De los balances depende el mercado

Economía

Casi como en uno de esos juegos en los que se coloca una ficha de dominó detrás de otra, la impresionante reestructuración que anunció Ford Motors (si bien el año pasado General Motors hizo algo similar, lo de Ford promete ser mucho más radical) disparó una suba en sus acciones que hacia el cierre se acotaba a 5,32%, precipitando a su vez una mejora en los papeles de General Motors (que crecía en la medida en que se atemperaba el optimismo por la famosa creadora del Modelo T), de manera que cuando sonaba la campana de cierre GM «volaba» 8,9%, quedando como la responsable casi exclusiva de 0,2% que ganó el Promedio Industrial al cerrar en 10.688,77 puntos. Pero si la mayor automotriz del mundo fue la que permitió al promedio de las blue chips cerrar del lado ganador, los papeles financieros (en particular American Express), los del sector energético (los problemas geopolíticos pesaron más que la merma a u$s 68,1 por barril que experimentó el crudo) y los procesadores de materias básicos fueron los que determinaron sus vaivenes. Tras el desplome del viernes, lo de ayer fue un tímido rebote en un mercado preocupado por los balances.

• El dólar en la cancha europea

Días atrás sugeríamos que la pelota del dólar estaba en el campo europeo. Ayer, con los comentarios del economista principal del Banco Central Europeo Otmar Issing, sobre una posible aceleración inflacionaria a raíz del incremento del precio del petróleo, quedó demostrado que el partido sigue del mismo lado. Tal vez no haya sido la intención del banquero, pero sus dichos llevaban implícita la idea de un incremento de tasas (hubo también dichos en este sentido de parte de representantes de Francia e Italia) para paliar la eventual suba de precios, por lo que no debe sorprender que el dólar se desplomara al mínimo desde el 9 de setiembre pasado en u$s 1,2291 por euro y 114,55 yenes. Por ahora parece claro que de manera casi excluyente, es el diferencial de tasas a uno y otro lado del Atlántico y el Pacífico, lo que determina el movimiento global de fondos.

Dejá tu comentario