8 de agosto 2023 - 08:11

Dólar, blindaje y "St. Cayetano": el rayo Baglinizador llega a Redrado, Lacunza y Laspina

Los medios periodísticos más fuertes a nivel global reparten las malas noticias sobre la Argentina del ministro Massa, pero curiosamente los referentes económicos de Juntos por el Cambio han dosificado sus rimbombantes promesas y prefieren trenzarse en competencias de paladares negros.

Martín Redrado, Hernán Lacunza y Luciano Laspina. 
Martín Redrado, Hernán Lacunza y Luciano Laspina. 

Juega fuerte el Wall Street Journal. También Bloomberg, Reuters, CNN y hasta el recalcitrante economista mediático Steve Hanke. Todos con posición anti-peronista clásica. Por ende, opositora al actual Gobierno. Sin embargo, como se verá, comienza a emerger el rayo que impone el teorema del Baglini en sus dos versiones: una sostiene que cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables son los enunciados políticos pero que cuanto más cerca, más sensatos y razonables se vuelven. Otra versión plantea que a medida que un grupo se acerca al poder, va debilitando sus posiciones críticas al gobierno.

En las últimas horas, los medios periodísticos más fuertes a nivel global reparten las malas noticias sobre la Argentina del ministro Massa, pero curiosamente los referentes económicos de Juntos por el Cambio, la trilogía Lacunza-Laspina-Redrado, han dosificado sus rimbombantes promesas y prefieren trenzarse en competencias de paladares negros.

Dolarización, black market y Campos Neto

El Wall Street Journal lo mencionó hace algunas horas. China es hoy el prestamista de última instancia de la Argentina. Sin eufemismos, el periódico señala que el tío Xi salió al reemplazar a los aletargados integrantes del board del FMI. ¿Qué partido juega el Fondo en la previa electoral? En excelente inglés, la cronista Mary Anastasia O’Grady recurre a dos explicaciones elementales. La primera, que el FMI le presta a su “cliente” el dinero que luego hay que repagarle para mantener performing el acuerdo firmado por el ex ministro Martín Guzmán. El segundo, que “con una inflación que corre al 115% anual, nadie quiere tener pesos y que las reservas internacionales del BCRA son ahora negativas”. Otro personaje de oscura procedencia que es citado en la nota es el inefable Steve Hanke, exégeta de la dolarización en Argentina y libretista de Javier Milei, quien lanza una frase temerosa: “El peso en la Argentina ya colapsó en 1876, 1890, 1914, 1930, 1952, 1958, 1967, 1975, 1985, 1989, 2001, and 2018”. Por supuesto, el WSJ hace mérito y se tira contra el control de capitales, el déficit, los numerosos tipos de cambio que se encuentran vigentes y se mete en el barro del dólar blue al que llama “black market”. Acto seguido, elogio para el argentino promedio al que caracteriza como “uno de los más sofisticados especuladores del planeta”.

Pesce versus Campos Neto: tirón de orejas

Sorpresivo o no, para el final se reserva un match de dos jugadores: de un lado, Miguel Pesce: del otro, Roberto Campos Neto, el titular del banco central de Brasil, al que defiende a rajatabla. La cuchara de Mary se mete en la sopa de un plato compartido, ya que la noticia remite a un enfrentamiento vernáculo, donde el presidente Lula Da Silva acusa a Campos Neto de “defender intereses ajenos a la economía del país” con la conducción de la política monetaria de altas tasas de interés pese a desaceleración de la inflación. "Este muchacho que está en el Banco Central no entiende de pueblo y no entiende de Brasil. A quién está sirviendo, no lo sé. A los intereses de Brasil no. Esperemos que baje la tasa de interés", aseguró Lula. Campos Neto fue designado por el exmandatario Jair Bolsonaro al frente del banco central y bajo el lema de la “independencia del Banco Central” mantiene una política constante de altas tasas -a pesar de la baja de la inflación- con un mandato hasta 2024. Parte del oficialismo ha pedido su renuncia porque lo acusa de enfriar la economía para intentar reducir el éxito económico de la gestión de Lula. Por supuesto, el elogio a Campos Neto juega en contraste con Miguel Pesce, al que podría señalarse como el responsable de un banco central nada-independiente.

De Daer a “St. Cayetano”: la paritaria estelar

Tanto Bloomberg como Reuters también parecen dedicados a la caracterización doméstica. En la mirada de aproximación a la realidad doméstica, recuerdan que en las últimas horas el pedido de un mejor salario no recayó en la CGT ni en la CTA, sino en “St. Cayetano”. “People are asking a saint because they can't ask the politicians”, dice el on the record que cita la nota.

En esa línea, el Wilson Center será hoy la escenografía del ex presidente del Banco Central Martín Redrado. El ubicuo golden boy expondrá sobre la situación argentina convocado por este “think tank”, cuya influencia en los Estados Unidos es reconocida en el resto del mundo. Se lo presenta como “consejero económico del candidato presidencial Horacio Rodríguez Larreta”, aunque podría pensarse que ese lugar le corresponde a Hernán Lacunza. Pero atención: Redrado también argumenta contra Bullrich, lo que le sirve para posicionarse en un lugar menos reactivo. En una entrevista con CNN, volvió a cargar este martes contra la precandidata a presidenta y su propuesta para una rápida salida del cepo cambiario. El expresidente del Banco Central se mostró en desacuerdo con un "blindaje" con el FMI para conseguir los dólares necesarios y así eliminar las restricciones cambiarias. "(Un blindaje) no va (...) No se sale del cepo tomando más deuda, sino con leyes integrales", dijo.

Amnesias varias: dejemos el cepo

De todas formas Lacunza no descansa. El titular de la consultora Empiria salió a decir que "el dólar a $600 es reflejo de la mala política" en una rueda de prensa en el marco del encuentro Experiencia Idea Agroindustria que se realizó ayer en Rosario. Paradójicamente, Lacunza se muestra cada vez más mesurado en sus promesas, una especie de aplicación del teorema de Baglini. Por ejemplo, consideró que sería “populista” prometer levantar el cepo antes de los 120 días de gobierno, lo mismo que bajar o eliminar las retenciones. Resulta una novedad puesto que el gobierno del ex presidente Macri no lo consideraba así. En rigor, hace apenas algunas horas, en una conferencia organizada por la Bolsa de Comercio de Córdoba, el economista larretista hasta defendió las restricciones cambiarias y se esforzó en explicar por qué había tomado la decisión de reimplantar el cepo en 2019 aludiendo a que existían “varios problemas de los que se precipitaron en las PASO de 2019” y señalando que “las decisiones que se tuvieron que tomar fueron por el futuro”. También dijo que “los controles cambiarios fueron por el aluvión de demanda de dólares que viene porque no quiero tener más pesos” y curiosamente sostuvo que “esas decisiones, si bien las adoptó el gobierno saliente (Macri), tenían más que ver con dar una transición ordenada, donde el bien de primer orden era preservar la estabilidad institucional y la paz social, aun tomando medidas antipáticas, costosas políticamente y económicamente y con daño colateral".

Dólar a 600, qué dijeron Lacunza y Laspina

Consultado por Ámbito a propósito de la suba del dólar blue, Lacunza lo adjudicó a “la inconsistencia de la política económica de los últimos tres años…”. “Cuando se ve el precio del dólar paralelo no hay que buscar la causa en el día anterior. Es la acumulación de distorsiones, parches, contraparches, que son cada vez más cortos. Este dólar paralelo de casi $600 es reflejo de esa mala calidad de las políticas públicas”, dijo.

Hay que recordar que, al concluir su gestión en 2019, Lacunza no sólo necesitó de los controles cambiarios para atajar el tipo de cambio, sino que realizó un default de la deuda en moneda local. En la versión 2023, el economista casi defendió la implementación del cepo, y consideró que habrá que dejarlo un buen tiempo y que las retenciones tampoco se tocarán.

En la vereda de enfrente, el economista referente de Patricia Bullrich, Luciano Laspina, sostuvo en una entrevista radial que “cuanto más tiempo demoremos en salir del cepo, más tiempo estaremos demorando las soluciones”. A la vez, sostuvo que “si hay dólares tienen que ir a las reservas del Banco Central para respaldar el peso y los ahorros de los argentinos”.

Pero aclaró que para salir del cepo primero hay que buscar “apoyo financiero internacional que preserve el ahorro de los argentinos”. De hecho, hace algunos días, el propio Laspina contó ante lobistas del Wilson Center que, de ganar Bullrich, haría una reforma laboral, y una devaluación del tipo de cambio con ajuste fiscal. También prometió la liberación del cepo cambiario y de los controles de capitales, aunque, a diferencia de otras oportunidades en el pasado reciente, no dijo cuándo lo haría. He ahí la cuestión.

Dejá tu comentario

Te puede interesar