El mercado no le pone techo al dólar

Economía

Con la mirada en Santiago, todos siguieron las criollas. Tema excluyente para afuera, el Fondo. Poco entusiasmo y algo de trading. Acá solo importan el dólar y las reservas. Cumbres patagónicas. Almuerzan hoy con Carlos. No hay caso, con la cucarda del FMI conseguís empleo seguro.

Como era esperable explotaron los Zoom post electorales. Pero no solo a nivel local, sino también los hubo, y muchos, a nivel internacional, quizás porque hay varios procesos electorales en la región que atraen la atención de los inversores globales, como por ejemplo el caso de la presidencial chilena que junto con la colombiana y la brasileña en 2022 pueden redefinir el rumbo político de la región.

En este contexto la legislativa argentina era tomada como una señal sobre un posible giro regional hacia la centroderecha o centroizquierda. Si bien los temas, preocupaciones, inquietudes y preguntas son prácticamente los mismos, en los encuentros locales, casi todo gira con el dólar y las reservas, amén de la negociación con el FMI.

En cambio, en el exterior, es casi un tema excluyente qué se puede esperar de las conversaciones con el FMI, porque de ello dependen las perspectivas de estos inversores. Al respecto, la sensación térmica en estos encuentros virtuales tuvo un dejo de pesimismo. La lectura que han hecho de los resultados electorales no ha sido tan alentadora.

Esto, en parte, se viene reflejando en la cotización de los activos argentinos. Porque ni hubo un rally pre-electoral, sobre todo después de las PASO y tampoco se espera que lo haya en el corto plazo, más allá de algunas oportunidades de trading. Parece que ni los llamados fondos distressed se animan a pinchar algo de la mesa de oportunidades, por más que todos alienten que Argentina está barata. Hay, sí, interés para hacer algo de trading diario con bonos, pero no para aumentar las posiciones.

A nivel local, todos cuentan cuántas reservas líquidas le quedan al BCRA, sobre todo con miras al próximo vencimiento con el FMI. En cuanto al dólar, si bien todos dicen que está caro históricamente, nadie se anima a fijar techo, principalmente hasta tanto conocer el tan mentado plan plurianual que presentará el Gobierno.

BANCO CENTRAL

Por lo pronto, sin duda la Patagonia es el lugar elegido para los “retiros espirituales” de los fondos de inversiones con los clientes. Pasó el del Franklin Templeton y otros, y uno de los más recientes fue el cónclave organizado por AR Partners, la gestora liderada por Eduardo Tapia que tuvo como plato fuerte una charla con el legendario inversor de mercados emergentes y exTempleton, Mark Mobius.

También fue interesante y muy comentada la presentación de Lucio Costa en un zoom organizado por dos cámaras empresarias extranjeras donde no solo brindó su evaluación de las elecciones, que confirmó la lectura que hacen en el exterior y en gran parte del mercado, acerca de que nada está dicho para el 2023, sino que presentó varias metodología que ya la venía implementando años atrás el recordado Manuel Mora y Araujo sobre el voto y la segmentación socioeconómica y que hoy explican muy bien lo ocurrido tanto en JxC como en el FdT.

Quien sigue muy demandado, no solo es el billete verde de Franklin, cara chica o grande, sino el economista Carlos Melconian que arrasa en las preferencias de los fondos y bancos locales e internacionales, y será el orador del próximo almuerzo de la Mediterránea en el Alvear. Los que quieran almorzar cerca del extitular del BNA y escuchar su visión de lo que viene les costará no más que el valor histórico de un cubierto de casamiento, unos 100 dólares al blue ($20.000 o $15.000 según sea o no socio de la entidad).

Alejandro Werner.jpg

Parece que todo aquel que tuvo algo que ver con la Argentina en el FMI tiene destino académico y de consultor en Washington como el caso de Alejandro Werner, que era el único funcionario sobreviviente del acuerdo con Macri, que ahora recaló en la Georgetown University, como nuevo director del Georgetown Americas Institute, conocido como el GAI.

Temas

Dejá tu comentario