El gobierno compra caro el dólar. Ayer no actuó. Así hubo baja a $ 3,08

Economía

El gobierno ayer dejó de comprar dólares y logró que baje un centavo, a $ 3,08, para la venta en las casas de cambio, mientras en el mercado mayorista al poscierre cotizó a $ 3,06. Fue una acertada decisión porque los exportadores le habían tomado el tiempo al Banco Central. Sabían que compraba todos los días y, como es una época de poca oferta, el dólar subía. Los exportadores aumentaban la escasez de divisas al no liquidar sus ventas al exterior. Ahora saben que hay días en que el Central no comprará, y esto provocó que después del cierre de ayer del mercado se viera una alta oferta de dólares para hoy, o sea que puede bajar más la divisa. Un dólar en alza en la Argentina es peligroso. Una cotización tan alta trae más inflación porque se exporta más, y eso eleva precios internos por menos ofertas, en particular alimentos, y presiona sobre combustibles y tarifas. También quita inversión porque aumentan los precios de los bienes de capital que se importan. El otro daño es que provoca baja del salario, porque quita poder de compra al subir los precios y desaparece la financiación a los consumos.

Por primera vez en lo que va de 2006 el Banco Central decidió dar un paso al costado y no comprar divisas en el mercado cambiario. Provocó así una caída de un centavo en la cotización del dólar, que cerró en $ 3,08 y quedó con tendencia bajista para hoy.

«Optamos por dar una señal clara al mercado de que no vamos a seguir comprando a cualquier precio. Volveremos al mercado pero cuando el dólar esté un poco más barato»,
explicaron ayer a Ambito Financiero altas fuentes de la entidad que preside Martín Redrado. La franja amplia que están pensando en la entidad va desde un piso de $ 3 hasta un techo que no supere los $ 3,10.

La señal llegó rápidamente también al mercado mayorista. En el MAE la divisa cerró con una caída superior y finalizó a $ 3,059 para la venta.

• Paso al costado

El BCRA venía comprando un promedio de u$s 50 millones diarios en las primeras jornadas del año. Pero al provocar una suba de la divisa desde $ 3,06 a $ 3,09 decidió frenar la marcha y hacerse a un costado. Tampoco el Banco Nación participó ayer en el mercado.

Esta decisión de salir a comprar divisas de manera sostenida estuvo vinculada con el pago con reservas internacionales al FMI que se realizó el 3 de enero por u$s 9.530 millones. La orden del presidente Néstor Kirchner fue recuperar de la manera más rápida posible estos fondos.

El problema es que en esta época del año baja de manera violenta la liquidación de exportadores de cereales. La primera semana de 2006 apenas ingresaron por esta vía
u$s 109 millones y el lunes u$s 22 millones. Ayer, ante la certeza de que el dólar tendería a la baja ante la decisión del BCRA de mantenerse al margen, la cifra aumentó hasta los u$s 36 millones. Es esperable que haya un repunte mayor en los próximos días a medida que ceda (aunque sea levemente) la cotización de la divisa.

Por otra parte,
la compra de dólares a niveles altos implica una mayor emisión de pesos por cada divisa adquirida, por lo que luego se debe realizar un mayor esfuerzo para avanzar con la absorción. El objetivo es evitar una mayor presión inflacionaria provocada por un aumento fuerte de la cantidad de pesos circulantes.

Además, al no avanzarse con la renovación completa en la licitación de Lebac que se efectuó ayer, se produjo una expansión monetaria cercana a los $ 200 millones. Si el Central al mismo tiempo hubiese comprado dólares, este efecto hubiera sido aun mayor.

Dejá tu comentario