28 de noviembre 2008 - 00:00

El Gobierno elimina subsidios al gas por $ 1.400 M. Los grandes usuarios pagarán más

El ministro de Planificación, Julio de Vido.
El ministro de Planificación, Julio de Vido.
El Gobierno Nacional dispuso ayer reducir los subsidios a las tarifas de gas natural, medida que implicará una suba en las boletas de entre 18 y 185 pesos mensuales para el 36 por ciento de los hogares de mayores consumos, y del 10 por ciento promedio para el 1,5 por ciento de las industrias y comercios.

Esta medida, que se aplicará de forma retroactiva al primero de noviembre pasado, excluye al GNC y a las centrales de generación eléctrica que necesitan de gas natural para su producción.

La reducción de subsidios alcanzará los 1.400 millones de pesos anuales, que permitirán "mejorar el superávit fiscal primario de la Argentina" y que "parte de esos recursos sean calzados en el plan de obras anunciado por la presidenta" Cristina Fernández de Kirchner.

Así lo anunció el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien remarcó que la reducción de subsidios se aplicará "en forma directa y significativa".

También precisó que del aumento en las facturas quedarán excluidos "el 64 por ciento de los hogares de la Argentina y el 98,5 por ciento de las industrias y comercios demandantes de gas natural".

Es decir que de los 6,5 millones de usuarios residenciales de gas natural, "4,1 millones quedan excluidos del aumento" y se verán afectados 2,4 millones de familias "que consumen el 34 por ciento del volumen de gas del mercado", según los datos oficiales.
De esta manera, "la carga del aumento será 63 por ciento de residenciales y 37 por ciento de grandes industrias, privilegiando al sector industrial", dijo el ministro.

"El incremento implicará una mejora en los ingresos de productores de gas, que permitirá reinversiones y alcanzar el autoabastecimiento", aseveró el ministro.

No obstante, "la tarifa promedio del país seguirá siendo la más baja de la región", resaltó De Vido, pese a que los aumentos afectarán a más de la tercera parte del total de los usuarios.

Siguiendo los pasos iniciados este año, en el proceso por recudir el gasto público destinado a subsidios que permitían mantener congeladas las tarifas de servicios públicos, el Gobierno apuntó ahora al gas natural.

En este caso, la reducción de subsidios afectará a los usuarios residenciales de grandes consumos y también a grandes comercios e industrias, retroactivo al primero de noviembre pasado.

Según De Vido, el "incremento en la factura promedio será de 18 a 185 pesos por mes", siempre que se consuma por sobre 800 metros cúbicos mensuales.

"El consumo de gas es una elección mas que una necesidad. Siempre es una elección estar por encima o por debajo de los 800 metros cúbicos", enfatizó el ministro, y agregó que "la segmentación es el sistema más democrático porque permite elegir lo que se quiere pagar".

En el caso de comercios e industrias, el aumento afectará a 4.688 usuarios, es decir a "1,2 por ciento del total", quienes se verán alcanzados por un incremento "promedio del 10 por ciento de su factura", se acuerdo con los datos aportados por el titular de Planificación Federal.

El ministro señaló, en un acto en la cartera de Planificación, que esta medida "se encuadra en el programa de uso racional de la energía, y también en el marco de la redistribución de la riqueza", y que apunta a la "consolidación de cuentas fiscales".

Según el funcionario, este ajuste de gas en boca de pozo permitirá a la vez realizar nuevas "inversiones en el sector, que se añaden a los recientes proyectos anunciados para el programa Gas Plus".

Tras remarcar que "desde 1983 fueron abandonadas las inversiones en todo el sector energético" y precisar que en la década del 90 se barajó la posibilidad de convertirnos en "exportadores netos de gas".

De Vido destacó el "alto crecimiento de la economía en los últimos cinco años, de casi 50 puntos del producto bruto" que presionó sobre la demanda de energía.

"El Gobierno busca racionalidad en el uso y consumo de la energía, manteniendo la competitividad de la Argentina, promover la redistribución del ingreso y elevar el nivel de vida de todos", concluyó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar