4 de abril 2008 - 00:00

En la cornisa y sin tener la red

En la cornisa y sin tener la red
Nada consolidado, todo dentro de la nerviosidad que es típica de un flan, la rueda de la víspera dejó lo suyo... y se fue.

Lo que pueda ocurrir hoy será patrimonio exclusivo del remate semanal y sin que el desarrollo anterior deba tomarse como «vinculante».

En los Estados Unidos apareció otra vez un Bernanke compungido, le faltaba hacer «pucheros» cuando advirtió que sí se podía caer en la maldita recesión: tan temida por el poder político. Y esto diluyó lo que se podía deducir de los inicios de la semana, donde apareció ese repunte tan notorio como aislado. Wall Street siguió con sus fantasmas, produjo solamente 0,20% de diferencia en el saldo de ayer, que se tradujo en una mejora interesante para el Bovespa y su 1,28 por ciento. Pero, al llegar el turno del Merval, la ganancia se redujo a solamente la mitad que en Brasil.

Con mínimo en 2.136, el máximo en los 2.180, se finalizó devolviendo parte de lo ganado y en sobrio nivel de 2.152 puntos. Como dice Cristina: ya que la Bolsa suena a mujer, todo le viene costando mucho más. A la nuestra, en especial. La diferencia porcentual fue de 0,77 por ciento.

  • Buen volumen

    Lo mejor de los indicadores pasó por los negocios, que se fueron a los tres dígitos -con 107 millones de pesos efectivo- y esto marcó una suba de varios peldaños respecto de los días previos. Las distancias entre los papeles en ascenso y bajistas fue neta en favor de los positivos -67- contra los 41 títulos en desmejora.

    Suba en Tenaris de muy buen nivel, 2,2%, fue en buena parte diluida por las caídas de sus acompañantes mayores, Pampa con 1,64% y G. Galicia en cerca de 1%. Desempeño sinuoso, inestable, de conclusión difusa. En línea con lo que se vino viendo en todo el año. La Bolsa, arrugada.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar