5 de marzo 2008 - 00:00

Enredos: Lousteau frena ley Lavagna

Martín Lousteau
Martín Lousteau
Las disputas de Martín Lousteau dentro del gobierno ya arribaron al Congreso, al punto que hasta la ley de promoción para inversiones y obras de infraestructura terminó cancelando la sesión del Senado prevista para hoy.

Esta vez el problema no es el nuevo índice de precios al consumidor que se quiere lanzar, sino la Ley de Promoción de Inversiones para pymes y grandes empresas.

  • Facultad

  • Esa ley fue votada en el Senado, otorgándole a Lousteau la facultad para aplicar esos beneficios impositivos, cuando el proyecto de Cristina de Kirchner fijaba que fuera Julio De Vido el encargado de hacerlo. Diputados, tras la protesta de la Casa Rosada, volvió a modificarlo, dejando que el Poder Ejecutivo fuera quien fijara la autoridad de aplicación.

    Ayer, en el Senado, volvieron a aparecer los problemas cuando Miguel Pichetto le pidió al radicalismo que habilitara la votacióndel proyecto para convertirlo hoy en ley. Claro que esta vez el kirchnerismo pretende ratificar lo votado en Diputados para no enojar nuevamente a Cristina de Kirchner, aunque en realidad el cambio original no pareció haber sido un problema de los senadores oficialistas sino una mala comunicación con quienes redactaron el proyecto en la Casa Rosada. Es decir, volver al proyecto original.

    La UCR debía así poner a sus senadores para reunir junto con el oficialismo los dos tercios de los votos -la iniciativa aun no tiene dictamen en esa Cámara-y habilitar la votación del proyecto recibido en revisión desde Diputados. Pero tanto el jujeño Gerardo Morales como el mendocino Ernesto Sanz se negaron.

  • Chicana

    La respuesta de la UCR fue más una chicana para complicarle la vida al kirchnerismo que una definición política: «Nosotros no tenemos problemas en votar la ley, pero sí volvemos a nuestra versión y dejamos que sea Lousteau la autoridad de aplicación de la promoción».

    Sabían que estaban complicándole el camino a Pichetto que, después de las protestas desde el gobierno, está obligado a ratificar lo que votó Diputados.

  • Desacuerdo

    Los radicales explicaron que no están de acuerdo con esa sanción: no quieren dejarle al Poder Ejecutivo la posibilidad de elegir qué ministro aplique el cupo de $ 1.200 millones para promociones las inversiones en grandes empresas y pymes, sino que sea Economía la encargada de hacerlo.

    Ante la negativa, el kirchnerismo optó por cancelar cualquier posibilidad de sesionar, demorando así nuevamente la votación de esa ley que se reactivó cuando Roberto Lavagna acordó con Néstor Kirchner su vuelta al justicialismo.

    El proyecto de promoción no tuvo un paso tranquilo por el Congreso. La versión oficial establecía que el cupo fiscal de $ 1.200 millones sería administrado por el Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido. Después de una visita relámpago de Lousteau al Senado, se aprobó que ese poder lo tuviera el Ministerio de Economía.

    De ahí pasó a Diputados, donde se impulsó un dictamen en el que se vuelve a la redacción original, donde se dejaba nuevamente a De Vido la decisión sobre a qué empresas se les permitirá una amortización acelerada de sus inversiones en el Impuesto a las Ganancias o la devolución anticipada de IVA. Al Senado, ahora, no le queda más que acatar esa orden de la Casa Rosada.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar